El CEO de United Airlines dice que el pasajero desalojado por la fuerza «desafió» a los agentes de seguridad

La expulsión por la fuerza de un pasajero debido a ‘overbooking’ de un avión de United Airlines ha provocado infinidad de reacciones de indignación en redes sociales y va camino de convertirse en un grave problema para la compañía.

Por lo pronto, uno de los agentes de seguridad que accedió al aparato para desalojar al ciudadano chino que se negaba a abandonar su asiento ha sido suspendido de empleo después de haber sido interrogado y está a la espera de la apertura de una investigación sobre su actuación.

Al parecer, United Airlines, ante la situación de ‘overbooking’ que presentaba el vuelo 3411 que debía conectar Chicago y Louisville (Kentucky) y que no hubiera voluntarios para salir de la aeronave, dejó que fuera el azar de un programa informático el que decidiera qué cuatro pasajeros se quedaban en tierra.

Las imágenes del pasajero con la cara ensangrentada agarrado a una cortina y siendo arrastrado por el pasillo por un oficial no han sido suficiente para que el CEO de United Airlines, Óscar Muñoz, haya pedido perdón de forma explícita por el proceder de sus empleados en el aeropuerto de Chicago, donde sucedieron los hechos.

En un comunicado interno dirigido a la plantilla de UA, Muñoz se ha limitado a señalar que el pasajero «desafió» a los agentes de seguridad que le pidieron que dejara el avión y deseó que la empresa pueda aprender una lección de lo ocurrido.

«Buscamos voluntarios y luego seguimos el proceso habitual, en el que se llega a ofrecer hasta 1.000 dólares como compensación. Cuando nos acercamos a uno de estos pasajeros para disculparnos y explicarle por qué se le niega el pasaje, levantó la voz y se negó a cumplir con las instrucciones de la tripulación», continuó Muñoz.

El origen chino del pasajero desalojado ha creado malestar en multitud de internautas de ese país al considerar la expulsión de «racista».

El incidente provocó en un breve espacio de tiempo más de 60.000 comentarios en Weibo, una red social china parecida a Twitter. «La empresa tiene que explicarse sobre esas tendencias racistas», consideraba un usuario; «existe una larga historia de discriminación contra los asiáticos» en Estados Unidos, agregaba un segundo y hubo quien incluso animaba a realizar un boicot a la compañía.

Fuente: elmundo.es