Con cargos de espionaje, Irán condena a periodista del Washington Post

Un reportero del diario The Washington Post encarcelado en Irán desde hace más de un año por cargos que incluyen espionaje fue condenado, informó la televisora estatal iraní, sin especificar cuál sería el castigo para el periodista de 39 años.

El diario donde colabora Jason Rezaian consideró el fallo «una injusticia indignante».

En una emisión a última hora del domingo, el portavoz judicial Gholam Hossein Mohseni Ejehi, dijo que el periodista Rezaian fue condenado. «No tengo los detalles del veredicto», informó. Ejehi agregó que Rezaian y su abogado tienen 20 días para apelar.

Ejehi habló del caso durante una conferencia de prensa que dio el domingo 11 de octubre temprano y que solo fue para la prensa iraní.

Los primeros informes que salieron, que citaban a Ejehi diciendo que ya se había emitido un veredicto, no incluían ningún comentario de que Rezaian ya hubiera sido condenado, causando confusión sobre el tema.

La agencia semioficial de noticias ISNA reportó en un momento dado el comentario sobre la sentencia y después, en una trasmisión de la televisora estatal, Ejehi informó que Rezaian ya había sido condenado. La televisora estatal seleccionó el video de la conferencia de prensa e informó que Rezaian era un «espía estadounidense». Podría enfrentar hasta 20 años en prisión.

El director editorial del Post, Martin Baron, dijo que el veredicto de culpable es una «injusticia indignante».

«Irán se ha comportado desmesuradamente durante todo este caso, pero no tanto como esta indefensible decisión de una Corte Revolucionaria de condenar a un periodista inocente de una serie de delitos después de un proceso judicial realizado en secreto, sin evidencia hasta ahora de algún mal proceder. Por ahora, no se ha anunciado una sentencia», dijo Baron el lunes en un comunicado.

El periódico está trabajando con la familia de Rezaian y se está asesorando legalmente para apelar el veredicto y buscar su liberación bajo fianza pendiente de una decisión final, explicó Baron.

«Jason es una víctima, arrestado sin causa, retenido meses en aislamiento, sin acceso a un abogado, sometido a maltrato físico y psicológico y ahora sentenciado sin bases. Ha pasado casi 15 meses en la prisión Evin, tres veces más que otros periodistas occidentales», dijo Baron, quien reiteró que Rezaian es inocente.

En Washington, el vocero del Departamento de Estado John Kirby dijo que las autoridades están siguiendo el caso de cerca.

«Todavía no tenemos información oficial de un veredicto por cargos específicos o mayor información», agregó. «Desafortunadamente esto no sorprende dado que este proceso ha sido opaco e incomprensible desde el inicio».

Leila Ahsan, abogada del periodista, no estaba disponible el lunes para dar declaraciones.

Rezaian fue detenido junto con su esposa, quien es periodista para el periódico The National en Emiratos Árabes Unidos y dos fotoperiodistas el 22 de julio de 2014. Todos fueron liberados excepto Rezaian.

El jefe de la oficina del Post en Teherán desde 2002 creció en California y pasó la mayor parte de su vida en Estados Unidos. Tiene las dos nacionalidades, pero Irán no reconoce dobles nacionalidades para sus ciudadanos. AP