“VW ha traicionado a EE UU: arréglenlo o váyanse”

Quizás la intervención más dura y la que mejor resume el estado de animo de la clase política estadounidense ha sido la Frederick Upton, miembro del Partido Republicano, quien después de someter a Horn a toda una bateria de cuestiones ha cerrado su intervención con estas palabras:“Volkswagen ha traicionado a Estados Unidos, ha traicionado a los reguladores a los legisladores y a sus clientes. Limpien todo esto o salgan de la carretera”.

En contrapunto Horn, no ha podido ser más explícito de lo que ya lo ha sido el holding alemán y su presidente Matthias Müller en sus intervenciones públicas. Ha vuelto a pedir disculpas y a ofrecer toda la colaboración de la multinacional para reparar los coches.

Si ha precisado que la empresa no contempla recomprar los coches que aún mantienen en stocks los concesionarios de Volkswagen Estados Unidos, “nuestra intención es arreglarlos” no recomprarlos”.

En paralelo Horn ha admitido que el objetivo del software instalado en algunos de sus vehículos diesel era ocultar sus emisiones reales.

Horn también ha afirmado que no supo hasta el 1 de septiembre de este año que los vehículos del grupo alemán contenían el software ilegal, y ha añadido que, hasta ese momento, solo sabía que algunos de esos automóviles diésel no cumplían con las normativas estadounidenses sobre emisiones.

En su discurso ha reconocido que fue informado en la primavera de 2004 de la posibilidad de que los motores no cumplieran con las emisiones que aseguraban producir y que se le transmitió también que los ingenieron trabajarían con la agencia EPA para resolver el problema. Horn ha destacado además que no cree que «algo como esto sea posible en el grupo Volkswagen. Hemos roto la confianza de nuestros clientes, concesionarios y trabajadores, así como del público y de los reguladores”.

Horn ha asegurado que el trucaje de los motores “no refleja a la compañía que conozco y a la que he dedicado 25 años de mi vida”. Ha admitido que hasta donde él conoce la decisión de incorporar el software a los motores fue obra de unos pocos individuos de la compañía.

Rodeado de sus colaboradores, Horn tuvo que escuchar alegatos de miembros del comité que le advertian de que 6.500 millones de euros —en referencia a la provisión que ha anunciado Volkswagen que realizará para pagar los costes de la crisis— “no será suficiente, no se acercará minimamente al coste real de este problema”.

Además los congresistas le han advertido de que traslade “a sus superiores en Alemania para que se preparen para una contundente y dura demanda criminal en Estados Unidos”.

LHBS-Fuente:cincodias.com