Internacional

Hollande quiere «una Europa a varias velocidades» que busque el crecimiento

París.- El presidente de Francia, François Hollande, se declaró hoy favorable a «una Europa a varias velocidades», con París y Berlín como «motor» de «una verdadera política económica de crecimiento y empleo», y pidió tiempo para aplicar las reformas que reclama Bruselas.

«Somos favorables a una Europa a varias velocidades, donde la pareja franco-alemana sea el motor», declaró el presidente francés en la cuarta gran conferencia de prensa de su mandato, donde abogó por una «reorientación de Europa» hacia «una verdadera política de crecimiento y de empleo».

Hollande pidió a Berlín que no exija que Francia concluya en cinco años las mismas reformas que los «alemanes han hecho en más de diez, con un contexto más favorable y sin la limitación del déficit público», lanzó.

«Tenemos que hacer las reformas, ser más competitivos, entablar un diálogo social, conservar nuestro modelo social, adaptar la trayectoria de nuestro déficit. Y recordar a Europa que necesita a Francia. Somos la segunda economía», recordó el presidente francés.

Hollande reivindicó el papel de París en el futuro del continente, que considera se arriesga a caer en un «escenario de fin del crecimiento» marcado por la «austeridad presupuestaria conjugada con un euro elevado y una débil inflación que se agregan al crecimiento escaso».

En ese sentido, el jefe del Estado francés se felicitó, además, de que el Banco Central Europeo (BCE) comience a escuchar las tesis francesas.

«El BCE ha tomado iniciativas, hay efectos sensibles: bajada de los tipos de interés, un euro que ha vuelto a una paridad más conveniente y que ha permitido ganar competitividad a Europa» o «una financiación complementaria para la economía», enumeró.

En su intervención, de algo menos de una hora y antes de dar paso a la ronda de preguntas, Hollande defendió su política económica, pero aseguró que los planes de ahorro del Gobierno no irán más allá de los 50.000 millones de euros de recortes prometidos entre 2015 y 2017, porque supondría «poner en riesgo el crecimiento».

«Podría haber hecho otra elección, con más déficit y más deuda. Elegí controlar el gasto público. El nivel de gasto del Estado es el mismo desde hace tres años, a pesar de la inflación, débil, lo reconozco», añadió.

El jefe del Estado francés, con una tasa de popularidad históricamente baja y a dos años y medio de las elecciones presidenciales de 2017, aseguró que llevará su mensaje a Bruselas el próximo 24 de octubre y hará saber a sus socios europeos que «Europa no puede vivir de forma duradera con un crecimiento ralentizado cuando hay tanto paro».

«No se trata de alterar las reglas fijadas sino de utilizar toda la flexibilidad prevista por los tratados», apuntó Hollande, en su primera gran intervención sobre economía después de que el Gobierno reconociera que Francia retrasará dos años, hasta 2017, su objetivo de reducir el déficit público por debajo del techo del 3 por ciento. EFE

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar