Tras 64 años, Volkswagen dice adiós a la camioneta Kombi

El ingeniero Luiz Ravedutti sufrió un accidente cuando conducía una camioneta Volkswagen Kombi en 1975. El vehículo se volcó y Ravedutti quedó atrapado por la carrocería. Su esposa, embarazada de nueve meses, “por un milagro” no se lesionó.

Pero con el trauma el ingeniero pensó que ese sería el final de su historia con el vehículo fabricado en Brasil desde 1957 y que había marcado su infancia y adolescencia.

Cuatro décadas más tarde, sin embargo, Ravedutti es uno de los aficionados a las Kombis que participaron en una serie de eventos para celebrar un modelo de automóvil que ya no se produce en el resto del mundo y para lamentar el cierre de su última línea de montaje en la ciudad brasileña de Sao Paulo.

Según Volkswagen, la camioneta se extinguirá definitivamente en diciembre, antes de que entren en vigor en Brasil las nuevas reglas de seguridad para automotores.

En las últimas reuniones de los aficionados, Ravedutti apareció con una furgoneta roja y blanca que, a pesar de las protestas de su esposa, compró en 2004.

“Casi treinta años después del accidente, pasé por São José do Rio Preto en un viaje de negocios y vi esta camioneta, igual a la que mi padre tenía en los años 60 para llevar a los ocho miembros de la familia” , dice.

“Me dio un escalofrío, fue como volver a la infancia. Y no me resistí. Me tomó cuatro meses para convencer al dueño, un vendedor de jugo de caña, de venderme el coche. Y no pude tranquilizarse hasta que cedió”.

Hace tiempo que Brasil es el único lugar en el mundo que sigue produciendo Kombis.

En Alemania, donde se lanzó el modelo en 1950, su producción se interrumpió a finales de 1970. En México, las últimas piezas pasaron por la línea de montaje hace veinte años.

Eduardo Gedrait, presidente del Club Sampa Kombi de aficionados, cree que la longevidad del modelo en Brasil se debe a dos factores: la popularidad del vehículo entre los consumidores brasileños y reglas más flexibles en lo que respecta a cuestiones de seguridad.