Las tres reformas de Peña Nieto para impulsar el crecimiento de México

En aras de dejar de ser un líder regional, para finalmente dar el salto y pasar al privilegiado lote de los países desarrollados, el presidente mexicano Enrique Peña Nieto, en menos de un año, ya impulsó tres fuertes reformas: la reforma educativa, energética y fiscal.

Tal vez la más esperada por la población mexicana fue la primera, impulsada por el titular del Poder Ejecutivo. El pasado 14 de septiembre, día del Bicentenario de México, el líder del PRI destacó la implementación de estas medidas y aseguró que con ellas busca «combatir la desigualdad».

«La reforma educativa trata de recuperar la educación en México, que está en mano de los sindicatos, quienes básicamente son dueños de las plazas para dar clase. Eso implica que esas plazas las pueden heredar de una generación a otra, independientemente de sus facultades», explica el economista mexicano Jorge Suárez Vélez en diálogo con Infobae.

A su vez, el autor del libro «Ahora o Nunca, la gran oportunidad de México para crecer» asegura que, a través de esta reforma, es vital «tratar que el presupuesto de México, que es verdaderamente alto, vaya a donde debe dar que es pagar por educación de alta calidad para los jóvenes mexicanos». Y agregó: «Hay un enorme desperdicio, despilfarro, y una enorme cantidad de plazas que son ocupadas por personas que tienen simplemente funciones sindicales».

Por eso, Peña Nieto intenta intenta darle un cambio drástico al sistema educativo, imprimiéndole una mayor regulación a los ascensos de los maestros, así como también garantizar el cumplimiento de las normas por parte de los profesores sindicalizados.