Impuesto al patrimonio no tiene apoyo en la Asamblea

La posibilidad de incluir un impuesto al patrimonio en la Ley Humanitaria no pasará en la Asamblea Nacional, por la falta de apoyo político y por los argumentos constitucionales que saltaron durante el segundo día del debate del proyecto urgente del Ejecutivo.

Igualmente, no hay respaldo para acoger el planteamiento del Gobierno de aplicar una tabla de contribución para los trabajadores que ganen un sueldo a partir de los $500 mensuales; ni tampoco se acepta la sugerencia de la Comisión de Desarrollo Económico de que la base sea $720.

A excepción del Partido Social Cristiano, las demás fuerzas políticas proponen incrementar la tabla de aportaciones. La bancada de CREO habló de que la contribución debe partir de aquellos trabajadores y funcionarios públicos que ganen por encima de los $30 000 al año; ese planteamiento también lo respaldó Ana Belén Marín desde Alianza PAIS, la bancada del BADI a través de Raúl Tello; así como Viviana Bonilla (antes de AP). Para el BIN, según Eddy Peñafiel, la base imponible debe iniciar desde los $1000.

Concluido el primer debate, el proyecto regresará a la Comisión de Desarrollo para procesar las observaciones y preparar el segundo informe.

El debate sobre aplicar un impuesto al patrimonio surgió porque la bancada Revolución Ciudadana, a través de Juan Lloret y Doris Soliz, propuso la inclusión de un texto en el art.5, que se refiere a las aportaciones del 5 % de las empresas que hayan ganado utilidades superiores a $1 millón. Ahí el informe incluye un impuesto del 2 % al patrimonio de sociedades en paraísos fiscales. Pero el discurso tomó otra dimensión y se habló de que la Asamblea prepara un impuesto al patrimonio común de los ecuatorianos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba