Huawei pudo haber monitoreado las llamadas de 6,5 millones de usuarios de telefónica en Holanda

La empresa de telecomunicaciones Huawei, de estrechos vínculos con el régimen chino, tuvo la capacidad de monitorear las comunicaciones de los 6,5 millones de usuarios de la mayor telefónica de Holanda, entre ellas llamadas entre el ex primer ministro Jan Peter Balkenende y disidentes del gigante asiático.

La información se desprende de un reporte elaborado en 2010 por la consultora Capgemini a pedido de la compañía en cuestión, KPN, y reportado recientemente por el medio local De Volkskrant. El documento también determinó que Huawei pudo haber accedido a números de teléfono intervenidos por los servicios de seguridad holandeses.

La compañía comenzó a usar los servicios de Huawei en 2009 y solicitó el reporte luego de que la agencia de inteligencia local advirtiera sobre posibles actos de espionaje. Este concluyó que la evidencia encontrada “pone en serio peligro la supervivencia de KPN”, considerando que sus usuarios “podrían dejar de confiar en la compañía si toma estado público el hecho que el gobierno chino puede monitorear a sus usuarios”.

La compañía holandesa reconoció la existencia del documento, pero “nunca observó que Huawei se hubiera llevado información de clientes”. La empresa china, por su parte, rechazó haber incurrido en esas actividades: “Nunca hemos sido acusados por ninguna entidad de gobierno de actuar de manera no autorizada”, dijo en un comunicado.

La relación entre las compañías no se vio influenciada por el reporte, considerando que KPN otorgó numerosos contratos a Huawei, incluyendo el desarrollo de partes significativas de sus redes 3G y 4G.

 
El logo de la empresa de telecomunicaciones holandesa KPN. REUTERS/Piroschka van de Wouw

La posibilidad de desarrollar y vender esta tecnología ha representado un punto de inflexión para Huawei, mayormente como consecuencia de la campaña de Estados Unidos para evitarlo, alegando que Beijing se vale de la compañía para espiar naciones occidentales.

Huawei siempre lo ha negado, pero según el think tank Council on Foreign Relations (Consejo para las Relaciones Exteriores, en inglés), una ley de 2017 la empresa, “como todas las otras en China, tienen la obligación legal de realizar trabajos de inteligencia en nombre del gobierno chino”. “De acuerdo a este análisis, el gobierno chino tiene la capacidad de usar las redes de 5G de Huawei para recolectar inteligencia, monitorear crisis y robar propiedad intelectual”, agrega.

Distintas naciones han prohibido a la compañía –entre ellas Estados Unidos, Australia, Japón y el Reino Unido, mientras que otras han tomado medidas de menor magnitud, o seleccionado a otros proveedores para desarrollar sus redes 5G. Bélgica, Croacia, Canadá, Francia y otros 9 países se encuentran dentro de esta categoría.

Sin embargo, Huawei sigue siendo la empresa que más contratos de 5G ha firmado a nivel global, y la mitad de ellos se realizaron en Europa. El año pasado, anunció la finalización de 91 documentos de este tipo, 47 en el “Viejo Continente”. Además, ha construido el 70 por ciento de las redes 4G de áfrica y firmado el único acuerdo formal de 5G en ese continente, en Sudáfrica.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba