InternacionalSalud

Hospitales de Bélgica lanzan SOS ante probable colapso por COVID-19

«El miércoles casi alcanzamos el número máximo de casos de la primera oleada», dice Christelle Meurice, especialista en enfermedades infecciosas, aunque en ese momento los belgas llevaban tres semanas de confinamiento.

Llamado de ayuda ante probable colapso de la atención

«Tememos que las últimas medidas sean insuficientes para aplanar la curva. Vemos venir un tsunami», advierte la especialista, que dirige una unidad de 26 camas que tiene 18 pacientes con el virus y lanza un llamado de ayuda urgente ante el probable colapso de la atención de emergencia.

Su principal temor es tener que pasar a instalar dos pacientes por habitación, una situación más difícil tanto para los pacientes como para el personal. Desde el lunes, los cafés y restaurantes han cerrado en todo el país y se ha impuesto un toque de queda desde la medianoche hasta las 5 de la mañana.

«Estas medidas son claramente insuficientes ante una situación sumamente preocupante», añade Meurice, que menciona «un fracaso colectivo». Con más de 250.000 casos de contaminación y 10.500 muertes, Bélgica es uno de los países europeos más afectados por el virus en relación a su población de 11,5 millones de habitantes.

En el Hospital Universitario de Lieja -que tiene seis unidades dedicadas a COVID-19 – las hospitalizaciones han aumentado de 91 a 155 en una semana. Antes de ingresar a la habitación de un paciente, una asistente de enfermería con doble mascarilla se coloca tres batas y dos pares de guantes, sin mencionar las gafas.

«Todos los gestos están calculados para mover al paciente, lavarlo, arrojar su sábana en una bolsa específica. Tenemos que pensar todo el tiempo, prestar atención a todo», explica Hendrika Abourou. Algunos miembros del personal no resistieron a la primera oleada. Algunos no volvieron a trabajar en el hospital, otros dejaron de ejercer y, como agravante, la formación en enfermería se ha ampliado de 3 a 4 años.

Personal sanitario tiene que trabajar, así sea positivo de COVID

«La escasez ya existía antes, pero es cada vez más evidente porque el personal también se ve afectado por el covid (…) y tendremos que aguantar durante largos meses», lamenta Meurice.

En el departamento de cuidados intensivos, Thomas dio positivo hace tres semanas. «No tengo muchas opciones. No tenía muchos síntomas. Le advertí a mi superior. Me dijo ‘no podemos reemplazarte. Tendrás que venir’. Es una decisión difícil. Los pacientes no se toman un descanso. Yo también soy solidario con mi equipo. Tenemos miedo de contagiar a los enfermos. Tomamos aún más precauciones «, dice este enfermero de 33 años.

Pacientes evacuados a ciudades alemanas

En su unidad de 23 personas, cuatro positivas siguen trabajando, según el enfermero. Pero ya nada sorprende al médico Benoît Misset, jefe de cuidados intensivos. «Si soy enfermero o médico y estoy enfermo, si no tengo dolores corporales, si no estoy en la cama, sólo tengo que ponerme la mascarilla. Hay que trabajar. Si tienes personas con entrenamiento (…) no me voy a fijar en detalles», confiesa el médico francés.

«Estamos abrumados, estamos desbordados, también estamos un poco amargados ya que estábamos esperando esto desde hace dos meses. Las decisiones no se tomaron a tiempo», protesta. «Nadie se tomó en serio la situación, ni los políticos ni la población», afirma sin poder ocultar su indignación. Partidario de un nuevo confinamiento, Bisset pide medidas más efectivas incluso si solo entran en vigor en uno o dos meses.

En días recientes, el Hospital Universitario de Lieja comenzó a trasladar pacientes a otras provincias belgas y a hasta a Alemania y avanza hacia la atención de pacientes exclusivamente con COVID, en detrimento de otras patologías.

«Ya estamos en proceso de cerrar la mitad del hospital para poder recuperar personal para cuidados intensivos», explica. «Ahora es una guerra de trincheras», con la diferencia que «no son bombas, es un virus» y «es él quien decide, no nosotros, ni los políticos, ni los científicos», lamenta.

 

Fuente: dw.com

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar