Hernández: reprogramación de cuotas de créditos no causan afectación en calificación de deudores

Margarita Hernández, superintendente de Economía Popular y Solidaria, habló de la situación de las organizaciones en el contexto del COVID-19 e indicó que en un primer momento se aplicó el diferimiento extraordinario de obligaciones crediticias, que congelaba el pago de las obligaciones, sin que ello implique un análisis de la situación del deudor.

Ahora, con la reprogramación de cuotas, es posible que la entidad financiera EPS solicite información de la situación del deudor para llegar a acuerdos y este proceso puede iniciar por iniciativa del deudor o de la entidad. “En ambas aplicaciones no se genera una nueva operación de crédito ni tampoco causará una afectación en la calificación de los deudores”.

Recordó que el acuerdo de reprogramación prohíbe toda figura que implique intereses moratorios, gastos, contribuciones, recargos y multas, durante el plazo acordado. Además, explicó que la capacidad de la negociación depende tanto de situación del deudor como de lo que sea factible para la entidad financiera.

No obstante, manifestó que “ni el diferimiento ni la reprogramación son obligatorios, puesto que hay que ver no solo la condición del deudor sino también a la situación del acreedor. Hay organizaciones que tienen mayor capacidad para aplicar las normas y favorecer a los socios/deudores”. (PMB)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba