Guillermo Arosemena: El Ecuador de hoy

Días atrás fui invitado al programa de entrevistas de Joyce de Ginatta y Giovanni Ginatta en RTP (Radio Tropicana). El tema central fue la conducta de los asambleístas, además de lo que sucede en el poder Judicial y el estado de estancamiento en que se encuentra Ecuador, que aparentemente no tiene salida a corto plazo.

Comentamos que el país ha caído en un pozo obscuro; estamos tan mal que ya no es posible seguir cayendo, pero todo pasa en Ecuador. Difícilmente en otro país de la región se ha estudiado más el porqué de su atraso. Desde el siglo XIX se han escrito decenas de libros y centenares de ensayos sobre cómo lograr la estabilidad política y económica para salir de la pobreza. Hicimos un repaso histórico de cómo otros países con similar nivel de pobreza lograron superarnos y hoy forman parte de los países prósperos con nivel de vida muy superior al nuestro. Los últimos artículos en mi columna de historia publicados en este diario, han sido precisamente sobre cómo nuestra república nacida para salir de la pobreza, dos siglos después todavía no lo logra.

Encontramos que la gran diferencia entre Ecuador y aquellos países que triunfaron, es que la sociedad se puso de acuerdo, sus líderes reconocieron que para salir adelante todos tenían que apoyar lo que debía cambiarse, que lo importante era alcanzar el bien colectivo y no el personal. También hicimos una revisión del enorme peso que tienen los valores culturales en el progreso de las naciones: orden, respeto, disciplina, integridad, solidaridad, honestidad, superación, frugalidad, etc. La mayoría están ausentes en gran parte de la sociedad ecuatoriana. También analizamos otros atributos de las sociedades en países triunfadores: sentido de la urgencia, insatisfacción con el ‘statu quo’, mirar adelante, etc. Hoy gran parte de la sociedad ecuatoriana no tiene esos valores ni atributos. Se lo observa en los tres poderes del Estado que supuestamente representan a la sociedad ecuatoriana. Allí se encuentran todos los males del ecuatoriano

¿Cuántos siglos más serían necesarios para salir del vergonzoso estado en que estamos?

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba