Artículo

Guillermo Arosemena: Día D en el siglo XXI

Se conoce al día D, 6 de junio de 1944, como posiblemente la invasión militar anfibia más grande de la historia. Participaron 156.000 soldados estadounidenses, británicos y canadienses que desembarcaron en cinco playas en Normandía, Francia. Por la magnitud de la invasión se necesitaron miles de barcos, aviones, camiones y jeeps. El éxito del día D se debió a la extraordinaria planificación, organización y control logístico; su fruto se dio meses después con la rendición de Alemania.

En la distribución de la vacuna contra la COVID-19 todos los países también tendrán su día D. En este caso el enemigo es el virus y mientras más rápido se pongan las vacunas habrá menos muertos. Para Ecuador la llegada de ellas, provenientes de Estados Unidos y Europa será apenas el inicio. Por la prensa el lector se entera de que el Gobierno ha comenzado a preparar los aeropuertos con equipos de refrigeración y que se han establecido puntos de distribución a nivel nacional. Pero la planeación logística no termina allí, se requiere que llegue sin dañarse al hombro de las personas. Se sabe que debe ser mantenida a temperatura de 70 grados bajo cero, lo que implica almacenarla a esa temperatura no solamente en el aeropuerto, también en toda la cadena de distribución. El enlace a continuación es muy instructivo respecto a la cadena de frío. Una caja con vacunas debe agotarse en máximo cinco días, si se quiere extender su vida hay que reempacarlas con hielo seco. (LINK)

El enlace advierte que la caja con las vacunas no puede abrirse más de dos veces al día para evitar la fuga del frío. La vacuna que no mantiene la temperatura indicada no cumple su función, por lo que el gobierno debe prever que no suceda.

Las provincias amazónicas representan un gran desafío logístico, asumo que el Ministerio des alud ya está organizándose. Asimismo, se debe establecer controles de las vacunas y jeringuillas en los hospitales públicos’.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba