Guillermo Arosemena: Asumo la responsabilidad

“…Será recordado como el más incapaz en el manejo de crisis”

Harry Truman, expresidente de EE. UU., tenía en su escritorio un letrerito: The buck stops here. La traducción más cercana sería: Asumo la responsabilidad. Es la actitud de todo gran estadista. No ha sido el caso de nuestros presidentes. Truman era vicepresidente y por muerte del presidente Roosevelt pasó a ser el presidente en plena Guerra Mundial. Por la extraordinaria personalidad de Roosevelt estuvo opacado, pero cuando obtuvo la presidencia cumplió con sus deberes.

En el gobierno actual, la ausencia de asumir responsabilidades ha sido elocuente. Basta con repetir las palabras del presidente Moreno, que el plan de vacunación estuvo en la cabeza del exministro. El defecto que tienen los políticos ecuatorianos es culpar a otros por errores propios.

El gobierno de Moreno, haciendo a un lado lo bueno de haber garantizado la libre expresión y habernos reinsertado en el mundo, será recordado como el más incapaz en el manejo de crisis. En ninguna logró acertar; la más importante, la pandemia, fue la que ha arrojado los peores resultados. No recuerdo en otros gobiernos la enorme rotación de ministros responsables del cuidado de la salud. No se llevaron oportunamente los indicadores más importantes y otros ni se realizaron. Se afirmó que Ecuador había alcanzado la meseta en plena curva ascendente, que el 50 % de la población estaba contagiada y por ello decaerían los casos nuevos, que no era necesario aumentar el número de pruebas, bastaba el 2 % o 3 % de la población. Luego venían las contradicciones. Se incumplieron los principios más elementales de planificación, organización, control y dirección. Hemos sido el hazmerreír en el concierto de las naciones.

Muy bueno que Guillermo Lasso fue elegido. Él recibe una nación con gravísimos problemas, quebrada en un sombrío entorno mundial. Desde el primer día deberá trabajar con las mentes más brillantes para cumplir lo ofrecido y evitar que después de cuatro años se presente y triunfe un candidato correísta. Encuentra un país dividido, en donde los correístas le harán la vida imposible. Deberá encontrar acuerdos con el Legislativo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba