Guillermo Arosemena : Aprendiendo de los libros de historia

“…indispensable para candidatos a cargos públicos y políticos”

Mi interés por la historia no se limita a la de Ecuador, de hecho primero me atrajo la de otros países, que comencé a leer de adolescente.

La librería Científica vendía una colección de ediciones en miniatura sobre historia universal; cada “libro” de ancho y alto de una cajetilla de cigarrillos, no tenía más de 30 páginas, costaba 5 sucres. Mensualmente mi padre me regalaba uno.

El interés por la ecuatoriana fue a partir de los cuarenta años. Inicié leyendo fuentes primarias: memorias del ministro de Hacienda. En la historia mundial preferí, una, el ciclo de vida de grandes imperios y poderes desde la Antigüedad. En paralelo leí los grandes pánicos financieros y causas a través de la historia. Hay rigurosos estudios acerca de ellos, desde el siglo XVIII. El primero fue la Decadencia y Caída del Imperio Romano en seis volúmenes de Edward Gibbons. Su obra fue profética por lo que ocurría en los siglos XIX y XX. Monumental estudio que cubre 13 siglos, acaba con la caída de Constantinopla (1453), capital oriental del imperio. A la fecha de sus publicaciones varios imperios y poderes habían desaparecido: Asiria, Egipto, Persia y Grecia. Luego cayeron las ciudades estado de Florencia, Génova y Venecia; Holanda; Inglaterra, Turquía (Imperio Otomán) y Japón. También puede agregarse Argentina, que llegó a ser poder económico en las primeras décadas del siglo XX. China, caso único: las dinastías existieron desde el siglo XVII a. C. Imperio desde la dinastía Qin. Fue considerada poder económico y tecnológico en tres épocas de su larga historia: Tang (618 a 904 d. C.), Ming (1368 a 1644) y Qing (1644 a 1912), última dinastía. Se inició la república, que cayó en manos del comunismo convirtiendo a China en uno de los países más pobres del mundo; decenas de millones de personas murieron por hambruna. Hoy China es la segunda economía mundial, no es primera vez, pero a diferencia de las anteriores, tiene poder tecnológico y militar; serio adversario de Estados Unidos.

Muchas lecciones se sacan de la lectura de por qué fracasan; indispensable para candidatos a cargos públicos y políticos

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba