DestacadoPolíticaSalud

Guayaquil sumó otros 60 casos de COVID-19 y la Bahía sigue como un foco de aglomeraciones

Mientras la vigilancia epidemiológica que cumple el Municipio de Guayaquil se ejecuta en 24 sectores de la ciudad, el riesgo de contagio de COVID-19 es permanente en la zona de la Bahía, centro de la urbe, por las aglomeraciones generadas por el comercio informal.

Un sinnúmero de expendedores copan las veredas de las calles Chile, Chimborazo, Febres Cordero, Ayacucho, entre otras, pese a la intervención de agentes de la Policía Metropolitana.

En la Bahía, las familias ya recorren los locales y puestos informales para hacer compras navideñas. Allí, las mallas de seguridad en torno al carril de la Metrovía servían ayer de exhibidores de ropa y de bisutería.

Hace dos semanas, el Municipio desplazó personal para una campaña de concienciación, además de que recordó que el no uso de mascarilla en el espacio público contempla una multa de $ 80, equivalente al 20 % de un sueldo básico.

Al tiempo que Guayaquil sumó 60 casos de COVID-19 del martes al miércoles pasados, al pasar de 16.075 a 16.135 pacientes confirmados con pruebas PCR, el cabildo alista el desplazamiento de un importante contingente a barrios, dentro de una nueva etapa de distribución de kits de alimentos, que duraría hasta fin de año.

Las autoridades de Guayaquil, Durán y Samborondón han hablado de un aumento sostenido de COVID-19, siguen llamando a la población a utilizar la mascarilla en el espacio público y mantienen operativos para hacer cumplir las medidas de bioseguridad en los negocios. También buscan que la ciudadanía reporte al ECU911 las reuniones sociales en casa.

En Guayaquil, las parroquias Tarqui y Ximena ya registran cifras similares a las de los días críticos de la pandemia. Entre el 26 de abril y 2 de mayo, la primera contabilizaba 217 infectados, la segunda 74 y Febres Cordero 68. Del 1 al 7 del presente mes Tarqui tuvo 218 contagios y Ximena 77.

De ahí la movilización de brigadistas sanitarios en las ciudadelas Sauces, Samanes y Guayacanes, o en las varias cooperativas de los Guasmos, donde según las autoridades, persiste el problema de aglomeraciones en torno a canchas y reuniones en locales o viviendas.

En la urbanización Los Olivos, sector Los Ceibos, personal médico municipal ejecutó el miércoles labores de triaje «casa por casa». Levantó información sobre el estado de Salud e iba a realizar pruebas rápidas si detectaba casos sospechosos.

«Recién me hice la prueba y estoy bien», expuso una residente que aprobó la vigilancia epidemiológica como estrategia de contención del virus.

En julio empezó el control sanitario, primero con 18 sectores de Guayaquil, jornadas que incluyen los servicios de desratización y de fumigación antivectorial, incluso hay veterinarios para la atención de las mascotas.

En el reporte del Ministerio de Salud Pública (MSP) consta que a nivel nacional los contagios confirmados con pruebas PCR pasaron de 181.104 a 182.250, un aumento de 1.140 casos en 24 horas.

En el Puerto Principal, el Municipio suspendió todas las actividades festivas por Navidad y fin de año, incluida la Ruta de Monigotes Gigantes, que concitaba el interés nacional y del extranjero.

El comercio de muñecos en la calle 6 de Marzo está en discusión. Representantes de la asociación de vendedores de monigotes esperan que el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) cantonal avale su protocolo de bioseguridad.

El dirigente Charles Bonilla dijo que proponen miniferias en varias zonas de Guayaquil para reducir los desplazamientos a la calle 6 de Marzo.

El miércoles 4, luego del feriado, el COE local anunció que prohibía toda activación festiva en los centros comerciales. También limitó a tres días el expendio de bebidas alcohólicas, pero el viernes 13 impuso horarios para los siete días.

En los días de fiesta mantendrá cerrados los malecones y parques. La medida regirá el 24, 25 y 31 de diciembre y el 1 de enero venidero. (I)

Fuente: El Universo 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar