Gran paso hacia cuartos de final de la Champions, Atlético de Madrid venció ( 4 a 2) al Bayer Leverkusen

Atlético de Madrid sufrió, pero sacó ventaja en su visita al Leverkusen. El equipo del Cholo Simeone se impuso por 4-2 ante el Bayer, como visitante, por la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones. Antoine Griezmann, Saúl Ñíguez, Kevin Gameiro y Fernando Torres marcaron para el Colchonero.

El primer tiempo del encuentro fue parejo. Pero, a los 16, los de Madrid empezaron a inclinar la balanza a su favor: Saúl, tras una gran jugada individual, se acomodó en la puerta del área y clavó la pelota en un ángulo, inatajable para el arquero Leno. De esta manera, los Colchoneros se ponían 1-0.

Tan sólo 10 minutos después, Dragovic perdió la pelota en mitad de cancha. Y fue Gameiro quien sacó provecho de eso: se la llevó hasta la puerta del área, amagó a dos defensores y asistió a Griezmann, quien no perdonó. Así, el Atlético se encaminaba a la victoria.

Pero esa ventaja peligró en la segunda mitad. A los 2 minutos, Bellarabi, tras un centro de Henrichs desde la derecha, se adelantó a la defensa en el interior del área chica y batió a Moyá para convertir el descuento.

Poco después, Dragovic -el mismo del error en el primer gol de Atlético- le convirtió un penal a Gameiro, quien lo cambió por gol para estampar el 3-1.

Cuando parecía que el partido ya estaba cerrado, un centro desde la derecha sin aparente peligro fue desviado por Moyá, pero la pelota tocó en la rodilla de Savic y entró. Casi sin querer, el Bayer se ponía en carrera de nuevo.

A partir de ahí, los alemanes hicieron todo lo posible para empatar el partido. Tuvieron chances gracias a Kampl y Hernández, pero no concretaron gracias a la gran actuación de Moyá.

A los 41, el Niño Torres aprovechó un gran centro de Vrsaljko y puso, de cabeza, el 4-2 definitivo. Ahora, los de Madrid afrontarán el partido de vuelta con cuatro goles a favor, y con un pie adentro de los cuartos de final de la Liga de Campeones.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba