Gonzalo Cucalón: Cosas que no van a cambiar

Estamos en medio de la campaña y todos los candidatos tienen propuestas económicas bastante ambiciosas en cuanto a los objetivos, pero ligeras en detalles acerca de cómo van a lograrlos; se nota una orientación hacia lo macroeconómico, dejando el aspecto de la estructura productiva un poco de lado. Con esto en mente, me tome la libertad de elaborar una pequeña e incompleta lista de aspectos de la economía ecuatoriana que, a juzgar por las propuestas, no cambiarán durante los próximos 4 años.

Construcción: La construcción da trabajo al segmento más vulnerable de la población, sin embargo, tiene entre sus desventajas su dependencia de los ciclos de crédito y que de por sí no trae dólares frescos. Si bien es un sector clave para reactivar cualquier economía en el corto plazo, por su carácter cíclico no genera empleos estables a largo plazo. Sin cambiar la estructura productiva del país, difícil que otro sector pueda reemplazar a la construcción como generador de empleo para los segmentos vulnerables.

Agricultura: Desde que me acuerdo, todos los candidatos prometen reactivar la agricultura como fuente de riqueza dando créditos e insumos. Y si lo prometen todas las elecciones es porque nadie ha logrado llevar al agro a los niveles deseados.

Petróleo: El petróleo sigue siendo nuestra principal fuente de dólares e importante para el financiamiento del Estado. Con las promesas de casi todos los candidatos de bajar impuestos, me queda claro que el papel protagónico del oro negro en las finanzas públicas no va a cambiar.

Petroecuador: John Oliver (sí, el comediante inglés que comento una sabatina) dijo refiriéndose al caso Petrobras: “¿Ha existido alguna vez una empresa estatal petrolera que no sea corrupta? Las únicas dos palabras inherentemente más sospechosas que “empresa estatal” son “empresa petrolera””. Mejor no lo puedo explicar. (https://youtu.be/Gt3ouQKFN9Q?t=68)

Endeudamiento: Para bajar el nivel de endeudamiento actual hay dos caminos, bajar los gastos del Estado o estimular el crecimiento de la economía. Muchos proponen reducir el gasto público; lo malo es que al reducir este rubro también se afecta el crecimiento. Agréguese a esto el hecho de que las perspectivas de crecimiento para los próximos años son bajas. Con este escenario parece que el tema de la deuda va a estar presente por un buen tiempo.

Empleo Inadecuado: Ni un alto precio del petróleo logro que el empleo inadecuado baje de sus cifras históricas, alrededor siempre del 50%. Tenemos que reconocer que la estructura productiva actual simplemente no da para más empleos formales.

Opinión Económica: De la economía se ha dicho de todo en estos últimos años, desde los que decían que no hay crisis hasta otros que comparan la situación actual con el colapso de fines del siglo pasado. No nos olvidemos de los colegas que predecían que este libreto del socialismo del siglo XXI nos iba a dejar como Venezuela y de la cantidad de veces que se habla que algo va a poner en riesgo la dolarización. Este nivel de polarización y alarmismo entre economistas se va mantener y probablemente se vuelva peor. A propósito del libreto del Socialismo del siglo XXI, ¿han visto cómo van económicamente Bolivia y Nicaragua?

Cabe aclarar que me gustaría equivocarme. Quisiera que el candidato que vaya a ser elegido tenga la clave para aumentar la productividad de los pequeños agricultores. Disfrutaría ver que las exportaciones del sector privado aumentan establemente por sobre las petroleras. Me encantaría que la agroindustria multiplique el empleo estable para los más necesitados. Me gustaría ver a la inversión privada orientada al sector exportador, para fortalecer la dolarización. Simplemente lo veo muy difícil con el nivel de propuestas económicas de los candidatos.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba