Gobierno espera firmar en agosto acuerdo con el FMI

El ministro de Finanzas, Simón Cueva, anunció que espera llegar a un nuevo acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en agosto próximo. Con ello, prevé que los primeros desembolsos de los créditos lleguen en septiembre.

El FMI es una de las principales fuentes para cubrir los más de USD 8 000 millones en financiamiento que debe conseguir el Fisco para cubrir el Presupuesto de este año. Para ello, el Gobierno renegociará los términos del actual acuerdo con el ente, aseguró Cueva.

Pero las conversaciones se harán, dijo el funcionario, en un escenario de mayor confianza en el Gobierno, de apertura a la inversión extranjera y con una economía con mejores perspectivas debido al incremento del precio del petróleo, una recuperación paulatina de la recaudación tributaria y otros factores positivos.

El Ministro señaló que se trabajará en un plan económico del país y no del FMI, que tome en cuenta la disponibilidad de financiamiento, las prioridades del Gobierno, un ajuste más gradual y el rumbo actual de la economía. En el acuerdo que alcanzó el Gobierno anterior se acordó un ajuste a la masa salarial, una optimización cuidadosa y gradual de los subsidios a los combustibles y una reforma tributaria.

Para el analista económico Fausto Ortiz, los aspectos más importantes por renegociar serán la reforma tributaria y la revisión de los subsidios. “El Gobierno debe conversar con el multilateral sobre su propuesta en caso de que no se puedan cumplir con algunas de estas condiciones”, dijo.

El Ministerio de Finanzas espera cubrir una parte del financiamiento que necesita este año con USD 5 500 millones de multilaterales. Ese monto incluye, además de los recursos que pueda conseguir el Ecuador con el nuevo acuerdo con el Fondo, la entrega de USD 1 000 millones por parte de ese organismo en derechos especiales de giro (DEG).

Esta medida está en plena discusión en el Directorio del multilateral. La decisión no solo beneficiará a Ecuador sino a los 199 países miembros, especialmente a los de más bajos ingresos o que muestran una débil situación económica.

En términos generales, esto significa que las naciones que son parte del organismo recibirán “dinero” sin condicionamientos. Si bien en algunos casos se debe cancelar algo por intereses, el monto es bajo, por lo que se puede decir que es un dinero casi 100% gratuito, que no constituye un préstamo.

Hasta que lleguen los nuevos desembolsos del FMI, el Fisco espera recibir recursos del Fondo Latinoamericano de Reservas (Flar) por USD 300 millones, con plazo de un año y una tasa de interés del 1,5%, que brinda mejores condi­ciones que préstamos pasados, refirió Cueva.

Por otro lado, el Gobierno se ayudará con financiamiento doméstico, con la colocación de bonos y Certificados de Tesorería (Cetes), que ayudarán a solventar el gasto público hasta agosto de este año.

En este sentido, el Gobierno dijo el pasado viernes que llegó a un acuerdo con bancos y cooperativas nacionales para que inviertan más de USD 500 millones en Cetes. Este financiamiento tiene un plazo de cuatro meses y una tasa de interés de alrededor del 2,25%.

La Asociación de Bancos Privados del Ecuador (Asobanca) dijo que varios bancos mostraron interés en esas operaciones, debido al “entorno de mayor positivismo en las perspectivas económicas y de generación de confianza”.

Para Hans Soledispa, director de Exponential Research, ese acuerdo es algo inédito y es una respuesta de confianza al Gobierno. “Lo más parecido que habíamos visto es cuando el Banco Central del Ecuador (BCE) adquiría esos Cetes, pero era porque dicha institución no tenía criterios independientes. Ahora, los bancos y las cooperativas actúan voluntariamente y con criterios técnicos, pues ellos deben responder ante sus depositantes por las inversiones adquiridas y los riesgos de estas”.

El Gobierno señaló que los recursos ayudarán a reactivar la economía y a cumplir a corto plazo con pagos pendientes con diversos proveedores, gobiernos seccionales y entidades del Estado, como el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social. Estos atrasos alcanzan los USD 2 700 millones.

Para el analista económico Jaime Carrera, hay pocas posibilidades de que el Gobierno cumpla con sus deudas si no se realizan también ajustes en la masa salarial o mejoras en la recaudación tributaria.

Con los ajustes y nuevas perspectivas, el Ministro señaló que se prevé que este año la caja fiscal cierre con un déficit de USD 4 000 millones. (El Comercio)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba