Gobernadores aceptan apoyar a Bolsonaro en pacto contra crisis y violencia

Brasilia.- El presidente electo de Brasil, Jair Bolsonaro, recibió hoy el apoyo de gran parte de los futuros gobernadores de los 27 estados del país en el marco de un pacto acordado entre ambas partes para combatir la crisis financiera y la violencia.

Los gobernadores electos de 20 de los 27 estados de Brasil admitieron que están dispuestos a apoyar las enmiendas constitucionales y los proyectos de ley que Bolsonaro presentará a consideración del Congreso en el marco del pacto acordado, y luego de que el presidente electo se comprometiera a ayudar a los Gobiernos regionales a resolver sus crisis financieras.

El compromiso lo anunciaron los gobernadores electos de Sao Paulo, Joao Doria; Río de Janeiro, Wilson Witzel; y Brasilia, Ibaneis Rocha, que fueron los principales impulsores de la reunión que Bolsonaro tuvo este miércoles en Brasilia con los futuros mandatarios regionales.

Los tres afirmaron en declaraciones a periodistas que, luego de que Bolsonaro prometiera apoyo financiero a los estados en crisis, la mayoría de los gobernadores electos se comprometió a interceder para que los parlamentarios de sus respectivos estados aprueben las reformas y los proyectos de interés común que sean llevados al Congreso por el Gobierno que asumirá el 1 de enero próximo.

Tradicionalmente los gobernadores, independientemente de su filiación partidaria, tienen influencia sobre los parlamentarios de sus respectivos estados ante proyectos que puedan interesar a sus regiones.

“Apoyaré integralmente la reforma a las jubilaciones (una de las banderas de Bolsonaro). Es importante que sea la primera de las reformas presentadas al Congreso”, dijo el gobernador electo de Sao Paulo, quien también garantizó su empeño para que sean aprobadas las reformas administrativa y tributaria del futuro Gobierno.

El apoyo de los gobernadores al presidente electo fue anunciado después de que el economista Paulo Guedes, anunciado como el futuro ministro de Economía, afirmara que el Gobierno de Bolsonaro pretende distribuir con los gobiernos regionales y los municipales los recursos que obtendrá en una millonaria subasta de concesiones petroleras prevista para el próximo año.

La recaudación prevista con la concesión de derechos en áreas en los ricos yacimientos del presal que fueron adjudicadas inicialmente a la estatal Petrobras supera los 100.000 millones de reales (unos 27.027 millones de dólares).

El gobernador electo de Sao Paulo afirmó que el pacto federativo propuesto por Bolsonaro beneficia directamente a gobernadores y alcaldes, cuyas cuentas son deficitarias y que necesitan de recursos para salud, educación, transporte y seguridad pública.

Bolsonaro dijo que las reformas, pese a impopulares, tienen que pasar por el Congreso para evitar un agravamiento del ya abultado déficit fiscal brasileño.

“A veces es necesario adoptar medidas que son un poco amargas para evitar males peores”, agregó al defender un ajuste para evitar que Brasil sufra una crisis financiera como la que vivió Grecia.

El presidente electo, un diputado ultraderechista, afirmó que las soluciones exigen el apoyo de los gobiernos regionales y que las autoridades tienen que trabajar juntas sin distinciones partidarias o ideológicas.

Aseguró que el pacto propuesto a los gobernadores para unirse en la solución de la crisis financiera y de la violencia es independiente de partidos, ya que “a partir de ahora no existen más partidos pues nuestro partido es Brasil”.

“Tenemos que buscar soluciones y no sólo económicas. Si conseguimos disminuir la temperatura de la inseguridad en Brasil, la economía comenzará a fluir”, afirmó al referirse a otra reivindicación de los gobernadores electos.

El gobernador reelegido de Piauí, Wellington Dias, del ahora opositor Partido de los Trabajadores (PT), afirmó que conversó con Bolsonaro especialmente sobre la seguridad pública debido a que se trata de la principal preocupación de la región nordeste de Brasil, la más pobre del país, que concentra el 40 % de los homicidios.

“Es una situación muy grave para el país y especialmente para nuestra región”, dijo.

Con su reunión con los gobernadores electos, Bolsonaro concluyó este martes su segundo viaje oficial a Brasilia desde que fue elegido presidente el pasado 28 de octubre y que también aprovechó para proseguir en el proceso de transición con el actual Gobierno.

 

Fuente: EFE

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba