Noticias

Global Smile y la Prefectura del Guayas cambian la vida a decenas de ecuatorianos

Mientras esperaba que le dieran el alta a su nieto Elías (un año y tres meses), Esther Alarcón (60), recordaba dos de los momentos más “duros” que le tocó vivir. El primero fue cuando nació su hija Ana Lascano y descubrió que tenía labio leporino y paladar hendido; el segundo, cuando el menor nació con el mismo problema. “Me sentí muy dolida; fue como repetir una historia que ya la había olvidado”, decía luego de que el prefecto Jimmy Jairala visitara a todos los beneficiarios de las operaciones que practicaron los voluntarios de la Fundación Global Smile, en el hospital León Becerra, de la Sociedad Protectora de la Infancia. En total, 180 pacientes de todo el país han sido beneficiados este año.
Lo que más le sorprendía a Esther era que a su hija le hizo practicar nueve operaciones y no quedó del todo bien. “Ella sufría mucho”. A Elías, los médicos comandados por Usama Handam le van realizado ya dos intervenciones y su labio está sellado. “Tengo la esperanza de una vida mejor para él y que no sufra lo que sufrí yo con ella; fue mucho dolor”.
En la misma sala, Solange Castro (31 años), quien proviene del Guasmo, veía que su pequeño Guillermo (cinco meses), se veía guapo, luego de que le sellaran el labio. Junto a su esposo, Guillermo Valle, no  dejaban de bromear, mientras el bebé permanecía tranquilo. Atrás quedaron los días en que el niño tenía problemas para alimentarse. “No podía coger muy bien el chupón o se ahogaba y tenía que comer semisentado porque toda esa leche se le podía ir a los pulmones”. ¿Y para el futuro? “Quiero una vida normal para él, porque cada vez que salía con él, siempre me lo miraban como un bichito raro”.
Durante la visita, Jairala estuvo acompañado por el presidente de la Fundación Global Smile, Usama Handam; el presidente de la Sociedad Protectora de la Infancia, Ricardo Koenig; y la presidenta de Global Smile Ecuador, Denisse Franco. “Hemos prestado nuestro contingente a Global Smile para que pueda seguir trabajando como lo ha venido haciendo con tanto éxito y solidaridad, cambiándole la vida a tanta familia”, dijo el ejecutivo guayasense sobre la segunda misión de 2018, que se ha prolongado durante un mes; este el noveno año consecutivo de trabajo conjunto.
“Este trabajo de Global Smile no solo llega para cambiar la vida de niños, niñas, hombres y mujeres de Guayaquil, sino también de otros rincones del país”. En esta ocasión, el 25% de intervenidos provienen de otras latitudes. “Esperemos que el próximo prefecto, con un poquito de solidaridad que venga, deberá replicar este trabajo, porque las familias pobres no pueden costear estas operaciones”, sugirió.
Handam se sitió muy contento por el trabajo; este año, en dos misiones se ha intervenido a 180 pacientes. “El apoyo de la Prefectura ha sido muy importante para la fundación”. Al evaluar casi una década de labor mancomunada, confesó estar muy impresionado por la calidad de los cuidados y el soporte del personal del Gobierno Provincial. “Pasamos de una misión de una semana a dos misiones de tres semanas, cada una… Y esto no hubiera sido posible sin toda la ayuda que tenemos en Ecuador”.
 
Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar