Gerente general de Petroecuador, Marcela Reinoso, inspeccionó instalaciones en Pichincha, Napo y Sucumbíos

La gerente general de EP Petroecuador, Marcela Reinoso, realizó una serie de visitas a las estaciones de bombeo del Sistema de Oleoducto Ecuatoriano (SOTE) y del poliducto Shushufindi-Quito, y a otras instalaciones en las provincias de Pichincha, Napo y Sucumbíos.

El objetivo del recorrido, que se inició el 6 de febrero pasado, según indicó Reinoso, fue conversar con el personal que trabaja en estas locaciones, conocer sus necesidades y mirar de cerca las actividades que desarrollan. “La empresa y el petróleo son de todos los ecuatorianos. Gracias al trabajo de ustedes, aportamos con un importante porcentaje a la economía del país”, indicó la gerente general en su visita a la estación Papallacta.

Allí constató los trabajos para mantener la operación del Sistema de Oleoducto Transecuatoriano (SOTE) a través del bombeo del petróleo por la tubería que atraviesa cinco provincias, desde la Amazonía hasta la Costa ecuatoriana, en zonas de difícil acceso y en condiciones adversas. Asimismo, Reinoso aseguró que se harán todas las gestiones, conjuntamente con el personal a cargo, para solucionar de manera oportuna los requerimientos de las unidades operativas.

Posteriormente, recorrió la estación de Osayacu (poliducto), donde también verificó el estado de las instalaciones donde pernoctan los trabajadores y las facilidades operativas. Más tarde, en la bodega del campamento de Santa Rosa, la gerente general supervisó las condiciones de esta instalación y las tuberías que se encuentran alojadas y clasificadas según el tipo de uso que se les pueda dar.

En la estación de El Salado constató sus operaciones, que se encuentra ubicada cerca de la toma de agua de la Central Hidroeléctrica Coca Codo Sinclair. Dialogó con el personal y analizó las acciones planificadas para este año. Luego, junto con personal técnico, recorrieron las zonas donde se registran afectaciones al SOTE y poliducto debido a la erosión regresiva del río Coca. Ahí verificaron los puntos de control establecidos para monitorear el avance de este fenómeno natural.

Mientras, el 7 de febrero, Reinoso continuó con su agenda de trabajo en Sucumbíos y Orellana en el Bloque 56, Lago Agrio. Visitó la zona donde en diciembre pasado un camión privado de carga pesada se impactó contra el oleoducto secundario Sacha- Lago Agrio, lo cual provocó afectaciones en el sector.

Constató las acciones realizadas por técnicos de la empresa, que incluyeron la suspensión del bombeo, delineación del área, trabajos de contingencia con la utilización de maquinaria especializada, barreras absorbentes, dispersantes, tanques metálicos, entre otras.

De momento, los trabajos de contingencia, como el desbroce, evacuación y excavación manual y mecánica de la vegetación contaminada, llegaron al 100 %. De acuerdo con el protocolo establecido se continúa con las labores de limpieza.

Posteriormente, en el campo Sacha, Bloque 60, considerado el más productivo de la empresa, Reinoso mantuvo un encuentro con el personal. “Cada barril genera bienestar. A veces existen complicaciones, pero estamos altamente calificados para superar estas contingencias”, dijo. Actualmente, el campo Sacha produce alrededor de 80.000 barriles de petróleo por día.

Reinoso inspeccionó el taladro 219, operado por Sinopec. En esta plataforma, revisó la planificación y avance de la perforación del pozo Sacha 608, cuyo resultado se estima obtener en unos siete días, barriles adicionales de petróleo. (I)

Fuente: El Universo 

Compartir esta noticia

Facebook
Twitter
Scroll al inicio