Gaby Spanic presume de su increíble transformación a sus 46 años y triunfa como bailarina en Hungría

Gaby Spanic siempre será recordada por su gran trabajo en la telenovela “La usurpadora”. La actriz venezolana tenía solo 25 años cuando tomó el reto de interpretar un doble papel como ‘Paulina’ y ‘Paola Bracho’ al lado de Fernando Colunga y sin duda, esto le dio la oportunidad de alcanzar gran popularidad que mantiene hasta el día de hoy.

Ya han pasado 22 años desde conquistó a México, Latinoamérica y diversos países del mundo con cada uno de sus melodramas en los que ha participado, así que hasta el día de hoy sigue siendo muy recordada por su gran talento y sobre todo por su belleza.

EL GRAN CAMBIO DE GABY SPANIC

Notablemente más delgada y, sobre todo, tonificada, Gaby Spanic presume de un cuerpazo propio de una deportista que marca músculo sin perder la femineidad. Después de casi dos meses ensayando y actuando con éxito, los resultados saltan a la vista notablemente.

Este fin de semana la protagonista de La usurpadora volvía a hacer historia en la pista de baile por sus impecables puestas en escena, siempre entre las favoritas del público y el jurado.

Gaby Spanic se encuentra triunfando en Hungría (Foto: Instagram / Gaby Spanic)
Gaby Spanic se encuentra triunfando en Hungría (Foto: Instagram / Gaby Spanic)

Cada vez más cerca de la gran final, Gaby se mantiene como toda una campeona obteniendo increíbles resultados. Ni el idioma ni el estar lejos de los suyos le ha hecho venirse abajo, al contrario, lo ha dado todo con una fuerza y garra que podrían hacerla ganadora.

De momento lo que ya ha logrado es lucir un cuerpo aún más en forma y atlético a sus 46 años. Eso en lo físico, en lo personal esta experiencia le está llenando de dicha y satisfacción que se refleja en su sonrisa.

Además, no deja de agradecer a todos sus fans que siempre la han apoyado en cada uno de los nuevos proyectos al que se ha embarcado a lo largo de toda su carrera artística.

Fuente: peru21

ra

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba