Funcionarios del Municipio de Quito defienden la compra de pruebas, pero concejales quiteños expresan dudas

Tras un día de que Fiscalía realizara cinco allanamientos para recabar información sobre el proceso de contratación del Municipio de Quito, en la compra de pruebas PCR para la detección de COVID-19, presuntamente con sobreprecio, Diego Salazar, coordinador de medicamentos y dispositivos médicos de la secretaría de Salud, fue a la Unidad de Flagrancias para, según dijo, colaborar con las investigaciones.

Horas antes su domicilio fue allanado. “Yo fui el presidente de la Comisión. Revisé la documentación habilitante-técnica para esta contratación (…). No sé lo qué está pasando, pero el que nada debe nada teme”, dijo. Según su abogado Freddy Ron, no existe ningún tipo de delito. Agregó que la contratación está realizada debidamente y que no se encauzaría en el área penal.

El costo total del contrato que pagó el Municipio de Quito a Salumed para adquirir 100 000 pruebas PCR fue de $4 226 880.

Así lo expuso el entonces secretario de Salud, Lenín Mantilla, en la última sesión del Concejo Metropolitano de Quito, donde se refirió al proceso de contratación.

Señaló que la Unidad de Contratación Pública hizo una invitación a diversas compañías. Hubo tres oferentes: Salumed; Global Expansion 360, que no cumplió con los requisitos; y Gen Life, descalificada por no tener registro sanitario. Roche se excusó de participar.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba