Feria Algarrobo promovió productos artesanales, arte, cultura y turismo en Puerto López

El agradable aroma del café de Salango y palo santo de Agua Blanca se fusionaron en el aire para
dar la bienvenida a los visitantes que llegaron hasta el muelle de Puerto López, Manabí, a observar
los productos que ahí se ofrecían. Era la Feria Algarrobo que se desarrolló el fin de semana.

Los colores, las formas, el brillo, fueron las principales características que llamaron la atención, en
su gran mayoría de las mujeres, en el stand de Ángel Arias, orfebre de Jipijapa, quien expuso sus
creaciones elaboradas en plata, spondylus, abulón y otros elementos preciosos.

Los tallados en madera de laurel y cedro, con coloridas imágenes de fauna marina, cantores
andinos, shamanes del oriente, fueron algunos de los modelos que se mostraron en el espacio de
Viviana Restrepo, artesana que esculpe la madera, cerámica y también ofrece productos de
cosmética natural.

Restrepo mencionó que trabaja en material reciclado, aprovechando todo lo que le ofrece la
naturaleza. Danika, visitante de la feria, se mostró interesada en las piezas de madera y no dudó
en solicitar el contacto de la artesana para realizar un pedido. Restrepo (09886654843) trabaja de
acuerdo al gusto del cliente.

Simultáneamente a la feria, artistas en danza, fitness, sicología y recreación, de la localidad, Quito
y Guayaquil, mostraron su arte al poner en escena sus presentaciones. El breakdance estuvo a
cargo de Issis Granda y compañeros, con quienes viaja por Sudamérica representando al país.

Un excelente dúo del “Colectivo Espacio Tiempo” captó la atención de los asistentes. El
performance inició con una música suave que permitió el encuentro de la pareja en el centro de la
pista y la fusión de cuerpos, con expresiones de pertenencia y despojo. El público se sintió atraído
y regaló aplausos a los danzantes contemporáneos.

El “Hula dance” a cargo de Andrea Salinas promovió la participación de los asistentes donde
adultos y niños se unieron a lo que en antaño se conocía como el juego del “hula hula”, pero
aplicando movimientos fitness que impartió la experta.

Pero ahí no acabó la diversión para los más pequeños, ellos contaron con una carpa de recreación
a cargo de la Fundación Clara Luna, quienes promovieron el proyecto Alégrate Puerto López, que
consiste en fomentar en los más pequeños la introducción a la lectura, juegos recreacionales sanos
y adaptados a su entorno natural.

Turismo

Mientras el astro rey jugaba a las escondidas con las nubes, enviando ligeros rayos hacia el
firmamento, la actividad gastronómica ejercía gran demanda en el malecón de Puerto López. El
verde cocinado, chicharrón, queso y hierbita, junto a un gustoso café pasado se servían en el
restaurante “El Señor Bolón”.

Mientras tanto, los mariscos hacían de la suya en el restaurante de “Carmita”, donde los platos
salían desde la cocina para el deleite de los comensales. Su propietaria, Carmen Yanchupaxi, es
pionera de la gastronomía local e invita a propios y visitantes a visitarlos.

A 12 kilómetros de Puerto López, está la comuna Agua Blanca, cuyos comuneros reciben a los
turistas que buscan conocer de la historia de la comunidad en su Museo arqueológico, disfrutar de
un baño curativo en la piscina de agua sulfurosa, masajes terapéuticos, mirador turístico,
gastronomía, artesanía y productos a base de palo santo, principal producto de la zona que gusta a
los viajeros porque al untarse su aceite sirve de repelente, entre otras más.

Para saber un poco más de la comuna Agua Blanca, importante punto turístico del Parque
Nacional Machalilla, puede acceder a su página web http://www.comunidadaguablanca.com.
Para completar la estadía en Puerto López, la oferta hotelera es destacada, en el centro y cerca al
mar están hostales y hoteles como Piedra del Mar, Yemayá, Islotes y más, los que cuentan con
espacios acogedores, ajustado a los gustos de los viajeros y variedad de precios.

Fuente: Feria del Algarrobo

ra

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba