Fausto Murillo se juega una nueva carta para evitar que quede en firme la remoción como vocal del Consejo de la Judicatura

La mañana de este jueves se instaló en Quito la audiencia en la que se resolverá la acción de protección interpuesta por el ahora exvocal del Consejo de la Judicatura (CJ) Fausto Murillo, para evitar que quede en firme la remoción que decidió en su contra una mayoría del pleno del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social (CPCCS), el 23 de abril último.

Esta es una nueva carta legal que se juega Murillo luego de que el Consejo de Participación decidió separarlo de su cargo debido a que el Ministerio del Trabajo solicitó al CPCCS “resolver sobre la cesación y remoción de las funciones” del entonces vocal Murillo, por reportar un “impedimento legal” para ejercer el cargo público.

La acción de protección planteada por Murillo va directamente contra la presidenta del Consejo de Participación, Sofía Almeida; el vicepresidente del mismo organismo, Francisco Bravo, y los cinco consejeros que completan el CPCCS.

Murillo, quien fue propuesto por la Asamblea Nacional y no fue impugnado, fue designado en enero de 2019 en un concurso por terna que realizó el Consejo de Participación Transitorio.

El 27 de abril último, el Consejo de Participación notificó oficialmente al CJ con la resolución que adoptó. La mañana del miércoles último ya se realizó la primera sesión entre los plenos del CJ y de la Corte Nacional de Justicia (CNJ), en la que ya participaron el reemplazo de Murillo, Elsy Celi Loayza, y el nuevo vocal Jorge Muñoz, quien ocupa el cargo en lugar de Jorge Moreno, vocal que renunció en noviembre pasado.

Una vez que se confirmó la remoción, Fausto Murillo denunció que su salida responde a intereses que buscan tomarse y meter nuevamente mano a la justicia.

Ante esta idea, la presidenta del CJ, María del Carmen Maldonado, indicó que de ninguna manera la remoción de un vocal de la institución “puede constituir de forma alguna una injerencia o cambios en la administración de justicia”. Rechazó la pretensión de indicar a la ciudadanía de que porque se remueve una vocalía del CJ se cambian los fallos.

“Eso quisiera decir que estamos echando al traste la independencia judicial por la que hemos luchado desde el primer día de nuestra gestión”, apuntó Maldonado, mientras confirmó que no son ciertos los rumores que indican que se quiere remover del cargo a Iván Saquicela, presidente de la CNJ.

En sus primeras declaraciones, la vocal Celi aseguró que existirá el respeto a la independencia de la Función Judicial. “Los hechos hablarán con mi presencia dentro del Consejo de la Judicatura”.

El juez Henry Navarrete, de la Unidad Judicial de la Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de Pichincha, estará a cargo de la diligencia que se dará en la sala 304 del Complejo Judicial Norte, en Quito. (I)

Fuente: El Universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba