Expertos de América Latina abogan por colaboración para reducir las tasas de cáncer en la región

Expertos y directivos de los principales centros oncológicos de América Latina reforzaron este miércoles la importancia de los estudios colaborativos y el intercambio de información para reducir las tasas de cáncer en la región.

En un panel a puerta cerrada celebrado en Miami (EE. UU.), los expertos estudiaron cómo abordar las desigualdades entre los países respecto a las incidencias de cáncer, una de las principales causas de muertes en la región y que en 2008 se cobró la vida de 1.2 millones de personas en todo el continente americano según la Organización Panamericana de Salud.

A pesar de los recientes avances médicos, las predicciones indican que para el año 2030 en la región la cifra de muertes por cáncer llegará a 2.1 millones, y que en el caso de América Latina serán en su mayoría por cáncer de mama, de cérvix, de estómago y colon-rectal.

“La gran mayoría de países (de) América Latina han introducido ya la vacuna contra el virus de papiloma, que es uno de los principales causantes del cáncer de cérvix, y eso es un desarrollo muy importante”, señaló el doctor Rolando Herrero, de la Agencia Internacional de Investigación en Cáncer, que pertenece a la Organización Mundial de la Salud.

Herrero fue uno de los participantes del encuentro celebrado en la sede del Miami Dade College (MDC), en el centro de Miami, y en la que compartió mesa con directivos de los principales institutos o programas nacionales de cáncer de países como Argentina, Brasil, Uruguay, Chile, Colombia, Perú y Puerto Rico, y quienes compartieron casos de éxito y retos pendientes.

El especialista destacó a modo de ejemplo la introducción de la prueba del virus de papiloma dentro del programa nacional argentino de detección de cáncer de cérvix, “en una forma muy organizada y sistemática”, y que podrá servir de “modelo” en la región latinoamericana.

Argentina y Uruguay, por lo demás, son los países de América Latina con las más altas tasas de cáncer de mama, uno de los que en general “tiende a aumentar en todas partes”, de acuerdo a Herrero, y que está muy presente en poblaciones con mayores expectativas de vida y entre mujeres con menor número de hijos.

“En Uruguay, la tasa de incidencia de cáncer de mama, estandarizada por edades, es prácticamente la misma que en Estados Unidos”, manifestó Lucía Delgado Pebé, directora del Programa Nacional de Control del Cáncer de ese país, y quien destacó que esta enfermedad es “la primera causa de muerte por cáncer en la mujer” uruguaya.

La experta destacó que la incidencia del cáncer de mama, como en muchos otros, está ligada fundamentalmente al estilo de vida y a una dieta basada en una fuerte presencia de carbohidratos. “Tiene que ver con qué comemos, cuánto comemos, cuán sedentarios somos”, ahondó.

Herrero puso de relieve que en el panel, desarrollado por la organización Concordia, se ha estudiado la posibilidad de hacer “estudios colaborativos sobre cáncer de estómago”, así como posibles alianzas para controlar el cáncer de cérvix.

En este encuentro se hizo énfasis además en las consecuencias relacionadas con el tabaco y la obesidad, este último un problema serio al estar ligado a varios tipos de cáncer, según Herrero.

Colaboración EFE

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba