Política

Exgerente de Hospital Eugenio Espejo es relevado de cargo y habla de actos de corrupción

Han pasado casi tres días de la salida del gerente del Hospital Eugenio Espejo, Pablo Izquierdo, el 1 de mayo pasado, y aún en esa casa de salud de Quito se habla de la carta en la que hizo pública una denuncia sobre supuestos actos de corrupción al interior del hospital.

«Realmente quiero exponer mi vergüenza y mi impotencia, al conocer que no disponíamos de lo más elemental para enfrentar esta pandemia y que fuerzas poderosas son las que gobiernan el hospital. Fichas de ajedrez que se mueven en un tablero corrupto de intereses que solo se dedican a negocios de más de un millón de dólares», explicaba Izquierdo en su carta dirigida a sus, ese momento, excompañeros.

Izquierdo fue encargado de la gerencia del Hospital Eugenio Espejo a mediados de marzo pasado. Se transformó en el tercer gerente que en lo que iba del 2020 se ponía al frente de esa casa de salud.

Entre diciembre de 2019 y los primeros días de enero, el hospital tuvo a una doctora como gerente, luego vino otro funcionario a ese cargo, hasta mediados de marzo que fue puesto en la función Izquierdo. Desde el 1 de mayo pasado está encargada de la gerencia del hospital la cirujana Mercedes Almagro.

El denunciante no ha accedido a entrevistas, pero ha reconocido el contenido del comunicado.

El ahora exgerente del Hospital Eugenio Espejo señala en su carta pública que su notificación de salida llegó luego de su «férrea negativa por segunda vez a recibir al mismo círculo de personas que lucran con la Salud». Aclara que su relevo del cargo le fue notificado aparentemente por el ministro de Salud, Juan Carlos Zevallos, de quien dijo un día antes le habría dado su apoyo a la gestión que realizaba.

«Debe ser tal el poder de estas personas en las más altas esferas del Gobierno, que tenemos procesos en donde hay negocios millonarios, pero exponen a todo el personal al dar poca importancia a la compra de mascarillas N95 o Equipos de Protección Personal», se indicaba en la carta.

Internamente en el hospital se habla sobre los supuestos hechos de corrupción descritos por el exgerente Izquierdo, pero prefieren no referirse públicamente sobre el tema.

Investigación fiscal por denuncias

La mañana de este domingo, el ministro Zevallos, durante la cadena nacional para comunicar los resultados del combate a la pandemia del COVID-19 en Ecuador, apuntó que durante un mes de gestión ha recibido diversas alertas provenientes de organizaciones de trabajadores de la salud, de proveedores y también de la ciudadanía en general respecto a ciertas dudas en los procesos de adquisición de insumos médicos y equipamiento y equipos de protección personal que han realizado algunos hospitales en el país.

Explicó que no podía dar detalles respecto a esos procesos porque Fiscalía ya ha iniciado las investigaciones. «Lo que si quiero precisar es que he pedido a la Contraloría General del Estado que realice las auditorías pertinentes, todas aquellas que sean necesarias para transparentar la gestión pública e identificar y determinar niveles de responsabilidad si se verifican irregularidades».

Además, Zevallos aclaró que en el marco de sus competencia no va a ceder a consignas políticas y sobre todo atendiendo el clamor ciudadano ha iniciado un proceso absolutamente técnico, no político, ni ideológico para designar a nuevas autoridades de los centros hospitalarios.

«Salgo como entré, con dignidad y honor al no ser parte de este juego macabro en contra de la vida de los ecuatorianos, Que se roben todo, no se robarán ni mi honor, ni mi dignidad. Al haber estado dentro de ese riñón mafioso -y no ser parte de este-, pude ver claramente cómo se manejan con protervos intereses los presupuestos de la salud. La vida y la salud de todos los servidores públicos no les interesa en lo absoluto, peor de la gente pobre que acude a los hospitales, y esto pasa en todos los hospitales del país”, concluía la carta de Izquierdo.

 

Fuente: eluniverso.com

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar