Evo Morales regresa a Bolivia y sus seguidores lo esperan

VILLAZÓN.-El expresidente Evo Morales cruzará este lunes por tierra la frontera argentina para iniciar el retorno a Bolivia, con una caravana que recorrerá más de 1.000 km hasta la zona cocalera de Cochabamba, donde forjó su carrera política.

El viaje de tres días, que se inicia en la ciudad fronteriza de Villazón (sur), está cargado de simbolismo: el exmandatario de izquierda (2006-2019), de 61 años, regresa a su país un día después de la investidura de su delfín político Luis Arce y horas antes de que se cumpla un año del día en que renunció a la presidencia de Bolivia tras las denuncias de fraude electoral.

Centenares de personas, muchos indígenas, esperaban desde la madrugada al denominado “padre de Bolivia”, aguantando un viento helado, vestidos con sus típicos trajes coloridos, enarbolando carteles y muchas banderas, sobre todo la wiphala, una enseña cuadrangular de siete colores, consagrada como un símbolo oficial de Bolivia durante el mandato de Evo Morales (2006-2019).

“Muchas gracias hermano Alberto. Parte de mi vida queda en Argentina”, dijo Morales antes de cruzar a pie el puente que une la localidad argentina de La Quiaca con la boliviana de Villazón.

“No dudaba que iba a volver, no sabía que iba a ser tan pronto”, declaró Morales desde La Quiaca, ubicada en la provincia argentina de Jujuy, minutos antes de cruzar a suelo boliviano, acompañado por el presidente argentino, Alberto Fernández.

Una caravana de 800 coches

Morales ya se encuentra en la ciudad de La Quiaca, en la provincia argentina de Jujuy, fronteriza con Bolivia.

Desde allí cruzará la frontera junto al presidente argentino, Alberto Fernández. Una vez en tierra boliviana, iniciará la caravana de 1.100 kilómetros “para la que se inscribieron 800 vehículos”, según Álvaro Ruiz, uno de los organizadores.

Este lunes, pasará por varios pueblos del sur, en el departamento de Potosí. El martes el recorrido atravesará Orinoca (departamento de Oruro) y culminará el miércoles en Chimoré, en el Trópico de Cochabamba.

La idea del líder aymara es llegar a Chimoré el mismo día en el que salió del país desde ese lugar un año atrás.

Morales renunció a la presidencia el 10 de noviembre de 2019 tras perder el apoyo de las fuerzas armadas. Al día siguiente, viajó a México y semanas después, en diciembre, se refugió en Argentina.

Fue en el Trópico de Cochabamba donde emergió como líder de los cocaleros en la década de 1980.

Nuestro verdadero líder

Bolivia es de los países latinoamericanos con mayor población indígena (41% de los 11,5 millones de bolivianos). De ellos, 34,6% vive en pobreza y 12,9% en pobreza extrema.

En un contexto agravado por la pandemia del coronavirus, muchos quieren que se repita lo que llaman el “milagro económico” del mandato de Morales, cuando Arce era ministro de Economía: alto crecimiento y reducción de la pobreza (del 60% al 37,2%). Datos estadísticos que han sido negado por sus opositores, quienes aseguran que las cifras se habían maquillado para mostrar un bienestar que no existía.

Morales intentó en 2019 conseguir su cuarto mandato consecutivo, tras lograr que el Tribunal Constitucional le habilitara a postularse pese a que en 2016 había perdido un referéndum sobre la posibilidad de una nueva reelección.

“Volveremos y seremos millones”

Muchos en Bolivia creen que el retorno de Morales desde Argentina puede opacar el flamante gobierno de Arce y se preguntan quién gobernará realmente.

El expresidente ha repetido que no se dedicará a la política en estos tiempos.

Morales tenía orden de detención preventiva en Bolivia por acusaciones de “terrorismo”, pero ésta fue anulada recientemente por la justicia de Bolivia.

Durante los 11 meses que residió en Argentina, Morales escribió un libro titulado “Volveremos y seremos millones”, en el que da su versión de la historia reciente de Bolivia.

 

Fuente: diariolasamericas.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba