Estas son las reglas en los cantones de Ecuador que endurecieron medidas ante el aumento de casos de COVID-19; dos están en rojo

Los hospitales están al tope con los casos de COVID-19 que siguen en aumento. No hay camas e incluso hay listas de espera por un espacio en una de las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI). Tampoco pueden derivar a los pacientes a otras ciudades cercanas o de referencia, como Quito y Guayaquil, por el mismo problema: todo está lleno.

Y aunque en muchas localidades hay operativos que ‘desarman’ fiestas y sus autoridades llaman a la población a mantener las normas de bioseguridad y a evitar reuniones sociales y aglomeraciones, una parte de la población no hace caso y da paso al aumento acelerado de contagios de COVID-19.

Por ello y en su afán de contener una posible nueva ola del virus, sobre todo por la cercanía del feriado de Semana Santa, varios municipios de Ecuador optaron por endurecer medidas para que sus habitantes no se expongan tanto.

Incluso, dos cantones: Zapotillo, en la provincia de Loja, y Sucre, en Manabíregresaron a las medidas que regían cuando Ecuador estaba en el semáforo sanitario de color rojo, en los primeros días de la pandemia en el 2020. Y otros 14 cabildos endurecieron sus medidas, que incluyen sanciones, ante el avance de los contagios. También hay más localidades que están en alerta y sus autoridades esperan analizar la evolución de los casos para tomar otras acciones.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba