Internacional

Estados Unidos denunció a Irán por abusos, torturas, asesinatos y otras violaciones a los derechos humanos

Para el Departamento de Estado de Estados Unidos, los problemas más graves en Irán con respecto a los derechos humanos son las severas restricciones de libertades civiles básicas, el abuso de autoridad del estado ante la ausencia de una rama judicial independiente -incluyendo arrestos arbitrarios, desapariciones, torturas y asesinatos-, la ausencia de una democracia libre y justa, la corrupción del estado, la discriminación y el tráfico de personas.

Sobre todo, denunció una gran presencia de impunidad, ya que el gobierno iraní hizo poco para investigar y condenar a los responsables de tales abusos, que suelen ser funcionarios del mismo gobierno y las fuerzas de seguridad.

En el informe anual por los DDHH, el Departamento de Estado de EEUU denunció «asesinatos arbitrarios e ilegales, incluyendo, con más frecuencia, por ejecución posterior a arresto y juicio sin dicho proceso».

Según informes no oficiales, el gobierno había ejecutado a 469 personas hasta el 15 de diciembre y, en muchos casos, sin respetar los principios básicos del proceso judicial. El gobierno anunció oficialmente 113 ejecuciones en agosto pero sin especificar la identidad ni el crimen de los acusados.

Destacan el caso de Shahram Ahmadi, quien fue ejecutado el 2 de agosto junto a 19 kurdos sunitas en la prisión Rajai Shahr por el crimen de «moharebeh» o enemistad hacia Dios.

Presuntamente, Ahmadi fue alojado en aislamiento por 34 meses y ejecutado luego de una confesión forzada que había intentado de reclamar.

El gobierno utiliza la acusación de «moharebeh», que implica la pena de muerte, a menudo para condenar a disidentes o periodistas en contra del estado, ya que el gobierno supuestamente representa los preceptos del Islam.

También podrían recibir la pena de muerte los acusados de homicidio, consumidores de droga, consumidores de alcohol reincidentes, gays, violadores y los acusados de adulterio.

No obstante, la ley considera las relaciones sexuales matrimoniales consensuales por definición, por lo cual no toma en cuenta la violación conyugal ni siquiera en casos donde el matrimonio fue forzado.

La mayoría de las violaciones no son reportadas ya que una condena de violación requiere la confirmación de cuatro hombres musulmanes o una combinación de tres hombres y dos mujeres o dos hombres y cuatro mujeres que hayan sido testigos del acto para ser validado.

De no ser validado, la mujer puede ser acusada de cometer adulterio, que implica la pena de muerte. 

La Guardia Revolucionaria Iraní (IRGC) es responsable de muchos abusos contra los derechos humanos

La Guardia Revolucionaria Iraní (IRGC) es responsable de muchos abusos contra los derechos humanos

A pesar de que la constitución prohíbe todo tipo de tortura «con el propósito de extraer una confesión o adquirir información», el informe reportó mecanismos de tortura tales como el aislamiento, amenazas de ejecución o violación, exámenes de virginidad forzados, humillación sexual, privación de sueño, electrochoques, quemaduras, puntos de presión, frecuentes palizas y privación de medicamentos.

No incluyen en la lista los latigazos, el ofuscamiento y la amputación, ya que el gobierno los considera formas de castigo y no tortura. El periodista Mohammed Reza Fathi recibió 459 latigazos por «difamación» y «publicar información falsa». 

Aunque los presos deben ser informados de los cargos en su contra a 24 horas de su detención, muchos arrestos arbitrarios exceden el límite. En algunos casos, algunos individuos pueden pasar más de 10 años en prisión sin un cargo oficial. 

Con respecto a la libertad política, la constitución otorga a los ciudadanos la libertad de elegir su presidente pacífica y libremente a través de elecciones, pero el Líder Supremo y el clero pueden forzar un escrutinio riguroso de cualquier candidato y decidir su calificación para el puesto político.

Irán es un país de origen, tránsito y destino de tráfico humano para hombres, mujeres y niños a partir de los tres años. Estas mujeres son utilizadas como esclavas sexuales y los hombres generalmente sometidos a trabajos forzados. Pueden ser vendidos por tan solo USD 150. En varias ocasiones, el gobierno iraní aprovecha los más de tres millones de refugiados afganos para combatir en la guerra contra Siria. 

fuente:infobae.com

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar