Tecnología

Estados Unidos demanda a Google por prácticas monopólicas

La lucha del gobierno de Estados Unidos contra las posibles prácticas antimonopolio de las empresas tecnológicas acaba de escalar, ya que el Departamento de Justicia y 11 fiscales generales estatales demandaron a Google.

De acuerdo con el Fiscal General, William Barr, lo que se presentó fue una demanda civil antimonopolio en el Tribunal de Distrito de Columbia para evitar que Google mantenga ilegalmente monopolios, a través de prácticas anticompetitivas y de exclusión, en su motor de búsqueda y en negocios publicitarios relacionados a éste.

Hoy en día, millones de estadunidenses dependen de internet y las plataformas en línea para su vida diaria. La competencia en esta industria es de vital importancia, por lo que el desafío de hoy contra Google por violar las leyes antimonopolio es un caso monumental, tanto para el Departamento de Justicia como para el pueblo estadunidense”, aseguró Barr.

Su postura es compartida por los fiscales generales estatales de Arkansas, Florida, Georgia, Indiana, Kentucky, Louisiana, Mississippi, Missouri, Montana, Carolina del Sur y Texas.

No es la primera vez que una empresa tecnológica se enfrenta a un proceso de este tipo en Estados Unidos, anteriormente ocurrió con AT&T en 1974, y Microsoft en 1998.

El Fiscal General, Jeffrey A. Rosen, añadió que el Departamento de Justicia está aplicando nuevamente la Ley Sherman para “restaurar el papel de la competencia y abrir la puerta a la próxima ola de innovación, esta vez en mercados digitales vitales”.

Ambos fiscales resaltaron que Google, una de las empresas más ricas del planeta, con un valor de mercado de un billón de dólares, representa casi el 90 por ciento de todas las consultas de búsqueda en los Estados Unidos.

¿DE QUÉ SE LE ACUSA?

La demanda indica que Google realiza diferentes prácticas anticompetitivas, siendo una de las principales el realizar acuerdos de exclusión que bloquean las vías principales a través de los cuales los usuarios acceden a los motores de búsqueda.

Esto porque se requiere que Google sea el motor de búsqueda general predeterminado en miles de millones de dispositivos móviles y computadoras, en algunos casos prohibiendo la preinstalación de un competidor.

Además, tener acuerdos a largo plazo con Apple que requieren que Google sea el motor de búsqueda general predeterminado en el navegador Safari y otras herramientas de búsqueda de la manzana.

Los demandantes incluso afirman que la tecnológica utiliza las ganancias de ese monopolio para “comprar un trato preferencial” para su motor de búsqueda, creando un ciclo continuo de monopolización que se refuerza a sí mismo. Lo cierto es que no es la primera vez que Google es acusada de prácticas anticompetitivas, por ejemplo, la Unión Europea colocó a la tecnológica tres multas que ascienden a ocho mil 257 millones de euros entre 2017 y 2019.

¿QUÉ DICE GOOGLE?

Kent Walker, vicepresidente senior de asuntos globales de la tecnológica, aseguró que la demanda es “profundamente defectuosa” porque la gente usa los servicios de Google por decisión propia, no porque se ve obligada a hacerlo o porque no hay alternativas.

Esta demanda no hará nada para ayudar a los consumidores. Por el contrario, apuntalaría artificialmente alternativas de búsqueda de menor calidad, aumentaría los precios de los teléfonos y dificultaría que las personas obtengan los servicios de búsqueda que desean utilizar”, reiteró.

Agregó que los acuerdos hechos con Apple, otros fabricantes y operadores de dispositivos, no son diferentes a los que muchas otras empresas usan para distribuir software.

Incluso detalló que otros motores de búsqueda, como Bing, de la compañía Microsoft, compiten también por esos acuerdos.

Fuente: Excélsior

ra

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar