Especulando con el agua: ¿bien comercial o derecho humano?

Cuando Edgar Terry camina por sus campos piensa sobre todo en el agua. Este agricultor de 61 años posee más de 700 hectáreas de terreno, un total de doce campos llenos de pimientos, fresas, espinacas, apio y cilantro, que necesitan agua durante todo el año. Durante 126 años, su familia ha dirigido Terry Farms, una granja en el condado de Ventura, a una hora al norte de Los Ángeles, donde el agua puede escasear de un momento a otro. «No hay un día de la semana en el que no piense en el agua. Sobre todo ahora, que vuelve a haber sequía», dice el agricultor.

Desde Chicago quieren ahora combatir la escasez de agua en California. En el mercado de futuros más grande del mundo, el Chicago Mercantile Exchange (CME), los inversores suelen especular con materias primas como el petróleo, la madera o el aluminio. Sin embargo, desde principios de diciembre, los inversores también han podido negociar en el Nasdaq Veles California Index, un índice que rastrea los precios de los derechos de uso del agua de California en los llamados futuros del agua.

Los futuros son contratos en los que compradores y vendedores se comprometen a intercambiar bienes en un momento determinado del futuro, a un precio predeterminado. Son precisamente esos contratos los que están destinados a ayudar a los agricultores.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba