Escasez en el país por cierre de mercados

Los mercados Mayoristas de Santo Domingo de los TsáchilasLatacungaRiobamba Ambato están desabastecidos. Los bloqueos de vías por el paro indígena impiden que lleguen a estos sitios productos como frutas, legumbres y hortalizas. Estos suelen ser distribuidos a nivel nacional desde estos centros, lo que a su vez impide que plazas y mercados menores de la Sierra y de Santo Domingo de los Tsáchilas puedan comercializar los productos. Estos comienzan a escasear.

Por ejemplo en Tungurahua, la Empresa Pública Mercado Mayorista de Ambato, uno de los más grandes de la Sierra Centro, no abrió sus puertas ni domingo 19 ni lunes 20 de junio, días de feria. Habitantes de las comunidades de la parroquia Pilahuín bloquean las vías de acceso. Tampoco se puede pasar desde las zonas productivas de QueroMochaTisaleoPatate Cevallos.  
Carestía a nivel nacional

El 40% de los alimentos que suelen llegar a Ambato se distribuye a escala nacional. “Eso está generando desabastecimiento, desde aquí salen los productos hacia la Costa, parte de la SierraAmazonía Galápagos”, dice Javier Ortiz, gerente del mercado Mayorista de Ambato. Son pérdidas para 12 000 personas que venden, compran y transportan la carga a otras partes. Se cree que USD 6 millones dejaron de ingresar en cada feria.

El presidente de Distribuidores de Huevos del mercado Mayorista, Antonio Villacreses, dice que desde allí se distribuían a escala nacional 100 000 cubetas con huevos. Eran enviadas a todas las regiones del país los domingos, miércoles, jueves y viernes.

En el centro de Ambato, las 21 plazas y mercados permanecen cerrados y custodiados por los manifestantes. El martes 21 de junio, Javier Rivera, vecino del sector Medalla Milagrosa, cuenta que su situación es crítica porque las provisiones que compró antes del paro se acaban. “Hay tiendas que venden, pero los precios subieron. Menos de 10 guineos se transan por USD 1”.

En Riobamba, tampoco abrió el mercado Mayorista. Este acoge a 900 comerciantes que venden frutas, legumbres, hortalizas y granos. Se distribuyen en la ciudad y salen a la Costa Amazonía. Edison Parra, gerente de la Empresa Mercado Mayorista, cuenta que desde el viernes 17 de junio están cerradas las puertas, aunque hay producto. Las pérdidas son de USD 2 millones en cada feria.

En Cotopaxi, el mercado Mayorista permanece cerrado desde el 14 de junio. Los comerciantes sacaron el producto embodegado para comercializarlo en las calles.

David Tamayo, director de Servicios Públicos del Municipio de Latacunga, dice que 2 000 personas -entre comerciantes y productores- trabajan en el centro de expendio. Abastecen a los mercados locales, a los cantones y a Pichincha.

Dos de las 12 plazas y mercados abrieron las puertas a medias ante la amenaza de los manifestantes.

En cambio, al denominado mercado Mayorista de la Sierra, en Santo Domingo de los Tsáchilas, llegaban cada semana 77 camiones con productos. En los primeros días del paro nacional, solo 30 automotores arribaron con hortalizas legumbres y frutas. Pero desde mediados de la semana pasada y hasta el martes 21 de junio, este centro de abasto cerró sus operaciones.

Pérdidas

Desde el mercado Mayorista de la ciudad de Ambato, en cada feria suelen salir alrededor de 6 000 camiones cargados con productos que son repartidos en todo el país.

En los alrededores de los mercados de las ciudades del centro del país, personas en mochilas suelen comercializar pollos. Uno pequeño se vende a USD 10. La gente compra el producto pese al alto precio.

Las pérdidas en el mercado Mayorista de Latacunga, en cada día de feria no realizada -martes, viernes y sábado- ascienden a un monto entre USD 60 000 y 100 000. Los comerciantes que laboran en el lugar están desesperados.

La Intendenciade Policía de Santo Domingo de los Tsáchilas hizo un operativo y constató que además hay carencia de huevos en los mercados. La entidad pidió que se exhiba la lista de precios. Pero los vendedores, como en el mercado Central de la calle Ambato, decidieron cerrar sus puestos para evitar pérdidas.

Fuente: El Comercio

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba