Repudiado en Hollywood por su conducta sexual, Kevin Spacey viajó a Sevilla y cantó «La Bamba» con universitarios

Kevin Spacey, uno de los actores más repudiados de Hollywood, tras verse involucrado en varios casos de acoso y abuso sexual, fue noticia está vez por convertirse en el gran protagonista de la noche sevillana. El actordesterrado de Hollywood en la era del  #MeToo fue grabado hace unos días en el popular y céntrico bar Plaza Nueva de Sevilla por estudiantes de la Universidad de Derecho de dicha ciudad.

Los jóvenes no dudaron en invitar al dos veces ganador del Oscar a participar en su repertorio popular, a lo que él accedió divertido. Incluso, se dejó grabar por los incrédulos transeúntes. En las imágenes que se viralizaron en las redes sociales,convirtiendo a Spacey en trending topic a nivel nacional, se lo puede ver con guitarra en mano y entonando la famosa canción «La Bamba» en medio de la calle.

Este material se produce tras lo que se consideró su primera aparición pública después del escándalo: fue en el Museo Nacional Romano en Italia el pasado agosto para recitar el poema The Boxer, del italiano Gabriel Tinti.

Spacey era un intérprete respetado tanto por la crítica como el público hasta que varias acusaciones por abuso sexual salieron a la luz. La carrera del actor de 60 años está en punto muerto desde que se presentaran las primeras  enuncia contra él por agresiones sexuales en noviembre de 2017.

Mientras Spacey rodaba la última temporada de House of Cards todo se desmoronó como un castillo de naipes. Anthony Rapp denunció que había sufrido avances sexuales de Spacey en 1986. En ese entonces Rapp tenía 14 años y Spacey 26. Alegó que Spacey lo había emborrachado y que lo había manoseado.

En tiempo récord Netflix decidió echarlo y volver a encausar la última temporada de House of Cards con el protagonismo exclusivo de Robin Wright.

Los productores de su última película no se quedaron atrás. Todo el dinero del mundo, el filme dirigido por Ridley Scott que ya se encontraba listo para ser lanzado en diciembre de 2017, en un movimiento inédito fue refilmado en tiempo récord para reemplazar a Spacey, su actor principal. Christopher Plummer rehizo cada una de las escenas en las que aparecía Spacey y fue nominado al Oscar.

Con los años la situación empeoró. Son muchos los actores del Old Vic o de House of Cards, dos de los lugares en los que Spacey tuvo posición dominante y poder de decisión, que denunciaron acoso y abusos. Cuentan que obsesionado con quien hacía de guardaespaldas de Frank Underwood, actor al que él había dirigido en el teatro londinense, presionó a los guionistas de la serie para que incorporaran una escena en la que tenía un trío sexual con él. El día que se rodó esa escena, Spacey hizo acudir al set a la esposa del actor para que presenciara la grabación.

Con los años la situación empeoró. Son muchos los actores del Old Vic o de House of Cards, dos de los lugares en los que Spacey tuvo posición dominante y poder de decisión, que denunciaron acoso y abusos. Cuentan que obsesionado con quien hacía de guardaespaldas de Frank Underwood, actor al que él había dirigido en el teatro londinense, presionó a los guionistas de la serie para que incorporaran una escena en la que tenía un trío sexual con él. El día que se rodó esa escena, Spacey hizo acudir al set a la esposa del actor para que presenciara la grabación.

Kevin Spacey en una corte de EEUU tras escuchar los alegatos en su contra

Días atrás, un tribunal norteamericano desechó la acusación de abuso contra el actor que presentó un joven que en el 2016 tenía 18 años. Alegaba que lo había emborrachado (en Estados Unidos está prohibido el consumo de alcohol para menores de 21 años) para propasarse con él. Spacey se declaró inocente. El juez desestimó las imputaciones por las inconsistencias del denunciante y porque se negó a presentar su teléfono celular en el que según la defensa de Spacey se encontraban las pruebas de una relación consensuada. Fue el primer respiro que tuvo en más de un año y medio, su primer triunfo.

Sin embargo, la historia no termina allí . Todavía quedan en pie más de treinta denuncias, algunas judiciables y otras no. Mientras tanto, él sigue desafiante y con ganas de volver.

FUENTE: INFOBAE