Baile y propuesta matrimonial marcan concierto de Fonseca y Piso 21 en Quito

Quito.- Miles de corazones vibraron en la capital ecuatoriana, Quito, la noche del sábado con un concierto lleno de romanticismo y fiesta ofrecido por los colombianos Fonseca y Piso 21, que incluyó una original propuesta matrimonial.

El concierto en el coliseo Rumiñahui comenzó a las 20:00 horas del sábado (01:00 GMT del domingo) y congregó a unas 6.000 personas de todas las edades.

Piso 21 conformada, por David Escobar (Dim), Juan David Huertas (El Profe), Pablo Mejía (Pablito), abrió el telón y presentó a su nuevo integrante David Lordury en reemplazo de Juan Castaño, más conocido como el (Llanero), quien decidió avanzar en su carrera en solitario.

En su primera vez en Quito, Piso 21 inició el espectáculo con su canción «Me llamas» y cerró con la pieza «Déjala que vuelva», pero el público quedó cautivado con el tema «Puntos Suspensivos», que acompañó con las luces de sus teléfonos celulares en alto.

Ataviados con vestimenta deportiva, sencilla y cómoda, los artistas pasearon su arte con facilidad por el escenario desde el que brindaron un espectáculo cargado de euforia y sensualidad.

Y para cerrar su presentación, dos de sus integrantes improvisaron canciones en las que intercalaron frases como «Me quedo con las ecuatorianas», que provocaron euforia en el coliseo.

La banda musical colombiana inició su carrera en 2007 en la ciudad de Medellín.

Allí, en una azotea, en el piso 21 de un edificio, compusieron su primeras canciones como «Vagones vacíos», «Ángel mortal», «Correr el riesgo», entre otras.

En su currículum musical cuentan con nominaciones a los «Latin Grammy», a los «Kids Choice Awards» en México y a los «Millenial Awards de MTV».

Por otro lado, el también aclamado Fonseca inició su espectáculo con «Simples Corazones» mientras en una pantalla gigante, figuras y luces acompañaban el ritmo de la canción.

Reconocido por su sencillez, el artista colombiano vistió toda la velada un traje negro con zapatos rojos, que contrastaban con las luces predominantes que salían del escenario.

De visita en Quito luego de tres años por su gira «Tour Simples Corazones», Fonseca recordó que Ecuador fue el primer país en el que cantó al iniciar su carrera musical: «Mi corazón tiene un espacio gigante ecuatoriano», dijo con emoción.

Entre el público, muchas parejas se levantaron, bailaron y corearon cada una de sus canciones, mientras en las gradas cupido lanzaba su flecha aupado por Fonseca.

Y es que en medio de la canción «Ven», el artista se dirigió al público: «Si alguien quiere pedir matrimonio, aproveche esta canción».

De pronto, el público empezó a señalar a la localidad de general donde apareció un inmenso letrero sostenido por varias personas con la frase -tan simple como compleja- «Cásate conmigo».

Fonseca detuvo su canto e invitó al público a observar la escena romántica y luego siguió con su espectáculo, que distrajo al público del resultado de la singular propuesta.

Con la canción «Volver a verte», el cantante y compositor de 39 años cerró su presentación, en la que removió sentimientos con temas románticos y provocó sensuales bailes con sus ritmos vallenatos, que forman parte de sus ocho producciones discográficas producidas desde el 2002.

Fonseca, con 15 años en los escenarios, se ha destacado por el estilo de su música, así como por la mezcla y versatilidad de diferentes géneros y ritmos.

Ganador de cinco Grammy Latinos y dos veces nominado a los Grammy americanos, Fonseca es un imponente artista internacional y de gran presencia en redes sociales, en las que cuenta con millones de fanáticos, mientras sus vídeos en YouTube suman más de 200 millones de visitas.

La noche terminó con Fonseca y Piso 21 flameando la bandera ecuatoriana, con la palabra «Gracias» escrita en la primera franja de la tricolor, con dos de los integrantes de la agrupación luciendo la camiseta de la selección nacional…y con la intriga del resultado de la pública propuesta matrimonial. EFE

ra