Entretenimiento

El pop-rock de Maná cautiva a un entregado público en Cap Roig

Palafrugell (España).- Maná, la banda latina más exitosa de todos los tiempos, ha subido la noche del lunes por primera vez al escenario del Festival de Cap Roig, en Calella de Palafrugell (nordeste), para interpretar los mayores éxitos de su trayectoria, aunque obviando temas de su último álbum «Cama Incendiada» (2015).

El cuarteto integrado por Fher Olvera (voz, guitarra y armónica), Alex «El Animal» González (batería, percusión, voz, coros), Sergio Vallín (Guitarra, coros) y Juan Calleros (bajo), fundado en Guadalajara (México), en 1986, se ha puesto a las 2.000 personas que llenaban del anfiteatro de Cap Roig en el bolsillo con su primer tema, «Manda una señal».

Los mexicanos han demostrado el por qué de sus más de 40 millones de discos vendidos y sus nueve álbumes y diez sencillos número 1, cuatro premios Grammy y ocho Grammy latinos con interpretaciones de «Corazón espinado», «Labios compartidos» o su adaptación de «Sigo siendo el rey», que han puesto en pie al público.

Los fans han coreado en pie la mayoría de las canciones de los mexicanos, algunas veces instigados por el cantante que a gritos de «arriba», ha levantado al auditorio de este Festival impulsado por la Fundación Bancaria «la Caixa», como en «Muelle de San Blas» o «Oye mi amor».

El pop-rock latino de Maná, que ha recibido incontables reconocimientos en diferentes países del mundo, esta noche también ha sido reivindicativo y se ha podido ver un vídeo a favor de la conservación medioambiental del planeta.

También han tenido su momento estelar el guitarrista y el batería, que han interpretado dos potentes solos que han arrancado un fuerte aplauso y silbidos de las gradas.

Después de casi dos horas de concierto y más de veinte temas interpretados mezclando la sensibilidad de sus baladas con sus reivindicaciones musicadas, los mexicanos han puesto fin puntualmente a su actuación con «Clavado en un bar».

Esta canción ha sido aprovechada por un simpático Fher, que ha hablado en diversas ocasiones con el público durante el espectáculo musical, para presentar a la banda mientras eran ovacionados.

Tras la obligada espera, Maná ha regresado al escenario del emblemático jardín botánico de la Costa Brava para hacer un bis y el tema escogido para poner fin a su actuación ha sido su exitoso «Rayando el sol», que ha sido coreado, una vez más, por todo el público puesto en pie.

Maná, que siempre ha actuado en grandes escenarios en Barcelona, lo ha hecho hoy por primera vez en un circuito de festivales en España, en un concierto «íntimo», ante 2.000 personas, una cifra pequeña para ellos, acostumbrados a tocar «en lugares muchísimo más grandes», ha explicado a EFE Alex «El Animal» González, el batería de 49 años, antes del concierto.

Ha recordado que empezaron tocando en bares con medio centenar de personas y, tras los grandes aforos del éxito, «poder dar este cambio de tamaño escenario es alucinante», aseguraba «El Animal» antes de pisar el escenario de Cap Roig, seguro de que iba a ser «una gran noche», como así ha sido.

La banda más exitosa en idioma español, que tendrá nuevo disco entre este año y principios del que viene, acabará su gira de siete conciertos en festivales este verano por España, actuará en Perú y Bolivia y volverá a Guadalajara a trabajar en su nuevo álbum y en la gira internacional que durará unos dos años y medio. EFE

ra

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar