Meghan Markle, cada vez más incómoda con la realeza británica

Meghan Markle ha recibido buenas críticas en su nuevo papel de duquesa de Sussex desde que se unió a la familia real hace dos meses. Pero entre los eventos públicos con la reina de Inglaterra y junto a su marido, el príncipe Harry, la actriz retirada está aprendiendo los altibajos de la vida como una monarca.

Aunque se ha adaptado rápidamente a muchas de las minucias de lo que debe y no debe hacer la realeza, ha «encontrado ciertas reglas en la casa real difíciles de entender», indicó una fuente a la revista People.

A Markle, al parecer, no le gusta que le digan cómo vestir y quiere tener su propio estilo al momento de asistir a sus compromisos. «El hecho de que la Reina prefiere a las mujeres en vestidos o faldas en lugar de trajes y a menudo le pregunta a Harry por qué las cosas tienen que hacerse de cierta manera», añadió el informante. «Creo que a veces le resulta un poco frustrante, pero esta es su nueva vida, y tiene que lidiar con eso».