Sarah Jessica Par­ker, fuerte e independiente

La actriz Sarah Jessica Par­ker, quien tiene un sólido matrimonio desde hace dos décadas, asume el rol de di­vorciada sólo en la ficción, lo que le ha permitido adentrar­se de una forma distinta a la sique femenina.

Cuando se trata de aban­donar una relación, las mu­jeres son más fuertes e independientes, opinó la ac­triz, quien ofrece una mirada a lo que significa decir adiós al hombre con el que has pasa­do muchos años de tu vida, en su personaje de Frances en la serie Divorce, que presenta su segunda temporada.

“Creo que, tal vez, al final del día, las mu­jeres son más como los gatos. Tal vez seamos más indepen­dientes. Especial­mente, creo que para las mujeres que han sido independientes de otras maneras y lo han ex­puesto en sus vidas de otras formas, es más fácil decir adiós”, dijo la actriz.

Aunque está felizmente casada con Matthew Brode­rick desde 1997 y tiene tres hi­jos, la actriz aseguró que ella misma disfruta de su inde­pendencia y su tiempo a solas.

“Estoy tratando de pen­sar cuánto tiempo he pasado sola. Ha ocurrido. Y todavía ocurre. Viajar por trabajo es disruptivo para todos. Hace poco fui a Los Ángeles, sólo por una noche. Y fue ¡guau!, una habitación de hotel, toda para mí. No sé qué pen­sé, pero estar sola es agradable a veces”, comentó la actriz.

En ese sentido, se­ñaló que el éxito en una relación es tam­bién ser consciente de cómo miras a tu pareja.

“Se trata de ver a través de los ojos de otra persona. Estaba pensando en eso in­cluso al ver a mi espo­so a través de los ojos de mis hijos, en cómo lo miran cuando en­tra a una habitación o, a veces, cómo sus ami­gos o mis amigos lo ven cuando vuelven a es­tar juntos. Es agradable que las personas que no se encuentran en las aburridas, lúgubres y cotidianas minucias te recuerden lo mucho que es el matrimonio cuan­do tienes hijos.

“Y mucho de eso es organización. Todo lo que ha­ces es escribir textos: ‘¿Vas a poder llevar a James Wilkie al médico porque tengo que es­tar con la prensa y blablablá?’ ‘¿Podemos cenar con esa per­sona y blablablá?’ o ‘Ah, tene­mos que tener esa reunión’.¡Es horrible! Y cuando te recuer­dan, cuando eliminas todo eso, y él (pareja) es un ser humano que trae alegría, conversación, controversia y todas estas cosas que están envueltas, es bueno que te lo recuerden, sí”, dijo.

EVOLUCIÓN

Esther Perel, quien escri­bió el libro Mating In Cap­tivity (Inteligencia erótica: claves para mantener la pa­sión en la pareja) señaló en dicha publicación que son varios los matrimonios que una persona puede tener en su vida, ya sea con la misma persona (hablando de evo­lución) o con alguien más, hecho con el que la actriz Sarah Jessica Parker está de acuerdo, en especial porque ella experimenta eso en su relación.

“Sí, creo que eso proba­blemente sea verdad. Quie­ro decir, creo que si miras los matrimonios exitosos, supongo es lo correcto. Eso probablemente sea científi­camente comprobable de al­guna manera porque tienen que cambiar, y tienes que ver­balizarlo o intuir que aceptas los cambios.

“Que ambos desean el nuevo entorno y pueden ver cuando las personas aún dis­frutan realmente la compañía del otro, disfrutando de esa parte en particular, ese mo­mento, ese capítulo, ese pe­riodo de su matrimonio. Creo que los matrimonios están creados, probablemente por necesidad y supervivencia. Y/o bien quieres tener cinco matrimonios a partir del pri­mero, o bien quieres tener cinco nuevos matrimonios”, expresó.

La segunda temporada de Divorce, inició con la fir­ma del divorcio entre Frances (Parker) y Robert Dufresne (Thomas Haden). En la pri­mera entrega, la producción de HBO hablaba de la rabia, el fracaso y demás sentimien­tos que vive una pareja cuan­do se enfrenta a la separación, pero esta, la historia creada por Sharon Horgan, pondrá al televidente como testigo de cómo ambos siguen adelante.

“Esta vez la serie es un poco más esperanzadora. Me sorprendió la cantidad de gente que, digamos, le gustó. Lo que quiero decir es que la veían con sus parejas, con sus maridos. Algunas más no, al­gunos han dicho en Insta­gram: ‘Simplemente no logro verla. Es demasiado doloroso, no quiero verla, y no es gra­ciosa’, pero con más frecuen­cia, y es lo que creo que me sorprendió, decían que es­taban viendo la serie con sus maridos o novios.

“Tuvimos que encontrar nuestra manera de salir del dolor que transmitíamos. No puedes salirte de ese camino porque quieres que el públi­co te quiera, debes hacerlo de una manera honesta. No pue­des sacrificar y traicionar todo lo que hiciste en la primera temporada en un intento de construir buenas relaciones. Así que espero que lo haya­mos hecho correctamente”, expresó.

La segunda temporada de Divorce, que consta de ocho episodios.

Fuente: Excélsior

ra