En poco tiempo industria del cannabis medicinal ya busca mercados internacionales

En poco más de un año, desde enero de 2021 en que el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG) empezó a expedir licencias, la industria del cannabis no psicoactivo o cáñamo ha avanzado en los procesos de permisos y producción de derivados e incluso con una nueva planta y planes para exportar estos productos.

El uso del cannabis medicinal se incluyó en la Ley Orgánica Reformatoria al Código Orgánico Integral Penal de 2019, y en el 2020 con el Acuerdo Ministerial 109 para regular la actividad.

Desde el año pasado, el MAG ha otorgado un total de 84 licencias, de las cuales 52 pertenecen a la licencia tipo 3 para cultivo de cannabis no psicoactivo o cáñamo, 7 a la licencia tipo 4 para cultivo de cáñamo industrial y 17 para la licencia tipo 5 de procesamiento y producción de derivados.

Reformas del COIP sobre cannabis medicinal abren la puerta a investigaciones de la salud

Con este último tipo de licencia es con la que funciona la Asociación Ecuatoriana AYA Natural Products (AsoAya), que a finales de febrero pasado inauguró una planta donde desarrollan productos terapéuticos, suplementos alimenticios y cosméticos naturales, basados en la combinación del cannabis con el sacha inchi, también conocida como el “maní de los incas”, una planta con alto contenido de aceites con omega 3, 6 y 9 de gran importancia para la nutrición y la prevención de enfermedades crónicas.

Fuente El Universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba