Elizabeth Cabezas: Recta final

A siete días de ir a las urnas para elegir presidente, asambleístas y parlamentarios andinos, la disyuntiva es ¿a quién vamos a respaldar? Ahora, más que nunca, la elección es importante dadas las condiciones económicas complejas que vive el país, una pandemia que nos azota, la crisis social que se agrava y la inseguridad claramente vinculada al crimen organizado. Para enfrentar este escenario se requiere un equipo de hombres  y mujeres que conozcan cómo hacerlo y que cuenten con sólida experiencia ya que no estamos para experimentos ni pruebas y que además, estén dispuestos a exponer sus vidas a lo público y asumir el riesgo de la crítica y los ataques despiadados, inevitables en un escenario político muy polarizado y agresivo en el que pueden ser pulverizados incluso antes de pisar la cancha del juego.

A siete días de esta gran elección el sentimiento general es de apatía y frustración. Muchas personas con quienes hablo, de todo estrato social, no saben aún por quién votar, no encuentran un candidato que les inspire y que movilice la confianza seguridad y optimismo que necesitamos.

La decisión del 7 de febrero es crucial para muchos, es buscar un futuro esperanzador sin amenazas o, dejarnos ir a un despeñadero suicida, sin una luz de guía. Las encuestas ya identificaron al grupo que lidera el pelotón de 17 candidatos, hay apenas tres que tienen posibilidades de ir a una segunda vuelta, es por ello la importancia de que nuestro voto haga una diferencia y sea un sufragio válido; anular o ausentarse equivale a apoyar a quienes cuentan con un voto duro y claramente identificado en el país, hoy más que nunca, una definición oportuna e inteligente es vital.

Empieza la recta final, tenemos la responsabilidad de apoyar a un candidato que sepa lo que debe hacer y  sobre todo, que sepa cómo hacerlo, que cuente con un equipo experimentado y de alto nivel profesional y calidad humana. Hay otras opciones, algunas muy interesantes que sin duda participan con buena voluntad, pero también saben que sus posibilidades son marginales y a pesar de ello, en el momento de plantear listas, no hicieron mayores esfuerzos por sumar tendencias y hacer acuerdos para crear una posibilidad real de ganar el voto mayoritario.

Vamos todos a definir en estos últimos días el futuro que está en nuestra manos, tenemos una semana crucial para reflexionar, tomar decisiones y asumir nuestra responsabilidad cívica. Hagamos que este proceso electoral valga la pena, conscientes de que nuestro rol en la democracia no empieza una semana antes ni termina el día de las elecciones, que es un proceso constante que nos compromete a informarnos bien, a contribuir con un mejor país, que lo hacemos todos y no solamente quienes compiten para gobernar.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba