El régimen de Turquía advirtió que no dará “un paso atrás” pese a las presiones de EEUU por la liberación del pastor norteamericano

El régimen de Recep Tayyip Erdogan, advirtió este domingo a Estados Unidos de que unas posibles sanciones no forzarán a su país a dar “un paso atrás”, después de que Washington amenazara con castigar a Turquía si no libera a un pastor estadounidense detenido, informó el diario oficialista turco Hürriyet.

“No pueden forzar que Turquía dé un paso atrás con sanciones. No dependemos de EEUU”, señaló el presidente turco a los periodistas en el avión presidencial que regresó anoche de una cumbre internacional en Sudáfrica de los BRICS.

“Si no cambian de actitud, Estados Unidos no debe olvidar que puede perder a un socio sincero y fuerte como Turquía”, agregó.

El pastor protestante estadounidense Andrew Brunson, que lleva más de 20 años viviendo en Turquía, fue detenido en octubre de 2016 acusado de terrorismo, un cargo que niega.

Esta semana un tribunal turco ordenó la excarcelación del religioso tras 21 meses en prisión y lo puso bajo arresto domiciliario debido a problemas de salud.

Trump aseguró que podría imponer sanciones contra Turquía si no libera al pastor Brunson (REUTERS/Kevin Lamarque)

Trump aseguró que podría imponer sanciones contra Turquía si no libera al pastor Brunson (REUTERS/Kevin Lamarque)

El presidente de EEUU, Donald Trump, amenazó el jueves con “grandes sanciones” contra Turquía si no libera “de forma inmediata” al religioso.

La Fiscalía turca considera que el pastor tiene lazos con el grupo armado PKK, la guerrilla secesionista kurda en Turquía, y que está vinculado también con la red del predicador islamista Fethullah Gülen, exiliado en EEUU, a quien Ankara achaca el fallido golpe de Estado de 2016.

Las relaciones entre los dos aliados de la OTAN han empeorado por el encarcelamiento deBrunson, quien dirigía una iglesia en la ciudad egea de Izmir, y por la negativa de la Justicia de EEUU a extraditar a Gülen por falta de pruebas concluyentes sobre su participación en el fallido golpe en Turquía.

Erdogan también negó que Turquía considere a Brunson una moneda de cambio, pese a que él mismo insinuó el año pasado la posibilidad de “intercambiar a un pastor por otro”, en referencia al clérigo islamista Gülen.

“Nunca hicimos a Brunson una moneda de cambio. Todos los países tienen su poder judicial. El poder judicial turco decidió el arresto domiciliario de Brunson considerando su enfermedad”, expuso el presidente turco.

Fuente: INFOBAE

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba