El presidente Lasso recibe estudio sobre la integridad pública en Ecuador

Como un aporte a la gobernanza pública en el país, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentó al presidente de la República, Guillermo Lasso, los resultados de su estudio denominado “La Integridad Pública en el Ecuador: hacia un Sistema Nacional de Integridad”. La actividad se realizó desde la sede de la Gobernación del Guayas, en Guayaquil, y contó con la presencia de autoridades del organismo internacional y del gobierno central.

Desde octubre de 2020 a junio de 2021, más de 30 actores clave del sector público, empresarial y de la sociedad civil participaron en esta investigación que reconoce a la integridad pública como un factor
relevante para el desarrollo económico y las mejoras en políticas públicas. Asimismo, la Cooperación Alemana GIZ colaboró en este estudio que cuenta con un diagnóstico y recomendaciones para la
implementación de un Sistema de Integridad Pública acorde a la realidad del país y con base a las mejores experiencias de otras naciones desarrolladas.

En este sentido, Phillip Schauer, embajador de Alemania en Ecuador, reiteró el apoyo del gobierno alemán en los esfuerzos que ejecuta el país para combatir la corrupción: “Este es un fenómeno complejo que afecta gravemente los cimientos de la democracia (…). Por ello estamos gustosos de contribuir en este estudio, bajo estándares internacionales”, señaló.

Para el presidente Lasso, la palabra integridad encierra lo que debería ser el comportamiento humano; significa rectitud, probidad, honestidad, pulcritud, decencia y honradez. Por ello, agradeció a la OCDE por su informe, que “nos dice claramente lo que debería ser el accionar de la Función Pública en el Ecuador y el mundo entero”, dijo.

La corrupción es una preocupación permanente de los gobiernos del mundo ya que irrespeta a los valores y normas; lo que afecta a la democracia, merma la confianza y credibilidad en las autoridades;
e incluso pone en duda el éxito de las políticas públicas, por lo que Lasso aseguró que en su mandato “ya se están tomando nota de las recomendaciones”.

Asimismo, el Mandatario afirmó que uno de los peores males del planeta es la corrupción, ya que afecta a todos los sectores sociales, por lo que desde el Gobierno del Encuentro una conclusión
fundamental es la conformación de la Comisión Nacional Anticorrupción, que defenderá las competencias institucionales y monitoreará el impacto de la política nacional anticorrupción, entre otras acciones. “Todos debemos colaborar para lograr cambios estructurales en términos de transparencia, de buen comportamiento social y moral”, exhortó.

Para ello, Lasso reafirmó que se emprenden algunas acciones que permitirán que su mandato sea un modelo de gestión: “Estamos reforzando las alertas; la rendición de cuentas; el acceso a la información; las compras públicas y muchos otros procesos”. Y con ello, más otras estrategias y programas que han permitido la reactivación económica del país, hoy se tienen resultados inmediatos que reflejan la confianza en la transparencia y el respeto al dinero público ante la comunidad internacional. Por ejemplo, Ecuador lidera la tabla en América Latina en cuanto al clima de negocios -según un estudio publicado por la Universidad Getulio Vargas en Brasil-.

La OCDE en su estudio propone que el país establezca un Sistema Nacional de Integridad y Lucha contra la Corrupción, liderado por el presidente de la República; que dentro del Plan Nacional de
Desarrollo 2021-2025 se defina una hoja de ruta que culmine en una Estrategia Nacional de Integridad y Lucha contra la Corrupción para el periodo 2023-2026; la formulación de una política de Estado de
largo plazo de integridad y anticorrupción; entre otros aspectos.

Jeffrey Schlagenhauf, secretario general adjunto de la OCDE, dijo: “Nos complace ver que Ecuador ha tomado acciones recientes con las recomendaciones de la OCDE”. Por ejemplo, citó la inclusión de la
integridad en el Plan Nacional de Desarrollo 2021-2025; el código de ética para servidores públicos.

Mientras que Frédéric Boehm, jefe del equipo técnico de la OCDE, afirmó que la lucha contra la corrupción es una prioridad para la mayoría de las naciones, por lo que es importante llamar a una
coalición interinstitucional y efectiva, bajo el liderazgo del Presidente, para construir un sistema que ataque a este fenómeno que afecta directamente a la democracia y profundiza las brechas sociales.

Para el consejero de Gobierno, Luis Verdesoto, previo a la pandemia y durante la recuperación económica pospandemia, “ha sido visible la desconexión entre los ciudadanos y la esfera pública”. Por lo que el estudio de la OCDE constituye un compromiso público del más alto nivel contra la corrupción, donde se asumen las recomendaciones formuladas y que además muestra que la corrupción es un desafío fundamental en las sociedades, y la condición necesaria para luchar contra esta problemática
es promover la integración en el sector público.

De esta manera, desde el Gobierno del Encuentro se reitera el compromiso de articular todas las estrategias que permitan combatir la corrupción en todos los niveles, para así devolver la credibilidad de la esfera pública a los ciudadanos.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba