El paro en las redes de las estrellas colombianas con reconocimiento internacional: silencio y neutralidad

Hace tiempo estas figuras ya dejaron de hablarle (solo) a Colombia. Hoy alcanzan una audiencia global, ya sea desde su música o su posición en escuadras de fútbol europeo.
 

Son figuras del entretenimiento que, a través de sus redes sociales, llegan a las masas del mundo. En Twitter, a Shakira la siguen 52 millones de personas, a James lo siguen 19 millones, a Falcao, poco más de 17, a Juanes, más de 11, a J Balvin, más de 9, a Maluma ,7,5, y a Carlos Vives 5,2.

En Instagram, Shakira roza los 70 millones, Maluma suma 58 millones, J Balvin llega a los 47 y James merodea los 46 millones.

A juzgar por sus cuentas de Twitter y de Instagram, a la mayoría de estas figuras poco les importa tomar partido en un momento tan complicado de paro, de crisis social, de violencia y de represión como el que vive Colombia. Hay que considerar que cada palabra que estas figuras mundiales expresen en sus redes tiene ramificaciones en su relación con el mundo, con Colombia, con su público, con las marcas que publicitan, y todos estos temas repercuten directamente en su economía, eso se entiende. Pero esa realidad parece estar dibujando sus límites.

 

Las reacciones

Entrando en materia, las expresiones directas sobre el paro y sus consecuencias han venido de parte de J Balvin y de Maluma. Ambos artistas paisas expresaron un mensaje similar de apoyo tímido a las protestas y fuerte rechazo a los actos vandálicos. Esto dijeron.

Estos pronunciamientos casi que plantean un contraste con las reacciones de artistas como Adriana Lucía, que no tiene pelos en la lengua en meterse al barro con sus opiniones, así le signifique amenazas, escarnio público, o contratos y publicidad.


 

Por fuera de estas fronteras, Lido Pimienta, cantante colombocanadiense nacida en Barranquilla, expresó su opinión.

También lo hizo Kali Uchis. La nacida en Estados Unidos de raíces en Pereira tampoco se quedó callada y con dos trinos contundentes asumió una postura clara desde la distancia (desde la cual viven la mayoría de estas figuras).

Pero si se navegan las cuentas de Shakira y Juanes, de Falcao y James, de Carlos Vives, en el país no está pasando nada. La mayoría de estos promocionan sus últimos lanzamientos (es su derecho, es su vida), o sus colaboraciones, poco más que eso.

En el caso de Shakira, bien se sabe que no ha temido pedirle directamente al presidente Duque que suba el presupuesto de educación, lo hizo en 2019, y sus esfuerzos por ese lado son de aplaudir. Carlos Vives ha desarrollado obra social, nadie niega estos hechos. ¿Los absuelve eso de expresarse sobre este momento así de crítico y así de crucial para el país?

Los deportistas suelen hilar más fino. Nairo Quintana se expresó primero muy preocupado por el hecho de que las marchas se dieran en un marco de pandemia, y luego salió a ratificar de qué lado del debate se ubicaba.

Falcao y James siguen jugando, pero una vez más brillan por su total silencio cuando de temas delicados se trata. El goleador histórico de la selección Colombia y su jugador más desequilibrante no se la juegan, en este momento, más que por anunciar tecnologías blockchain a sus seguidores.

Fuente: Semana
ra

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba