Entretenimiento

‘El Mecanismo’, corruptos, a escena

Río de Janeiro.- La co­rrupción es un tema que ha rondado al mundo. El transgre­dir las normas y los principios políticos parece tema de to­dos los días y en Brasil no es la excepción.

Con los recientes sucesos de la llamada operación Lava Jato, José Padilha —productor y director de Narcos— creó El Mecanismo (O’ Mecanismo) serie inspirada en estos even­tos que contará la historia de un grupo de obstinados inves­tigadores, quienes descubren el funcionamiento interno de un monumental esquema de corrupción y el impacto que su búsqueda tiene en todos los implicados, incluidos ellos mismos.

“Un tema que se entiende en todo el continente es el de la corrupción. América Lati­na fue una colonia por siglos. Hemos sido criados con la premisa de ‘tomar todo y lle­vártelo’. Y esa es la base de El Mecanismo, gente que deja la vida en conseguir lo que quie­re, de la forma que sea. Con esto no quiero decir que la co­rrupción sea una característi­ca de las colonias.

“Si bien es un tema que se entiende como continente, la corrupción es una caracte­rística de cada ser humano, la búsqueda de poder, de venta­jas y de ganar dinero a costa de los demás”, dijo el director Marcos Prado, durante una vi­sita al set de la serie en Río de Janeiro.

La operación denomi­nada Lava Jato comenzó en julio de 2013, cuando la Po­licía Federal de Curibita, en el estado de Paraná, en Bra­sil, descubrió una opera­ción de lavado de activos de mediano tamaño.

El caso llevó hasta el cam­bista Alberto Youssef, experto en lavado de dinero. Su testi­monio, junto al de Paulo Ro­berto Costa, exdirector de Abastecimiento de Petrobras (petrolera brasileña), fue la chispa que hizo estallar este escándalo de dimensiones mundiales.

“El Lava Jato es un tema que ha dividido a un país. Con esta serie queremos que la gen­te entienda lo que de verdad pasa, sin hablar o tomar par­tido de un lado y que la gente busque ir más allá de lo que ve en las noticias.

“Queremos mostrar cómo funciona este mecanismo de corrupción que se alimenta de todos los sectores de la socie­dad, queremos ver cómo ese ciclo se repite. Es un tema ge­neral y seguro lograremos que todos se identifiquen más allá del color del partido del que se habla y así ver y, quizá enten­der, cómo se podría parar el mecanismo”, agregó.

La primera temporada de la emisión, que se estre­na el viernes en Netflix, re­tratará los sucesos de 2014, cuando recién comenzaban las investigaciones en con­tra de la petrolera Petrobras y se mezclarán hechos rea­les con la ficción. Se estima que entre 2004 y 2012, cerca de ocho mil millones de dó­lares fueron licuados por esta red criminal que operó en toda América Latina.

“La idea no es trasladar la operación Lava Jato a la fic­ción, sino a través de nuestros personajes plasmar el enten­dimiento del mecanismo de la corrupción, saber cómo fun­ciona, no sólo en Brasil, sino en todo el mundo. Hay hechos reales que ayudaron a inspirar la serie, pero no estamos re­pitiendo las noticias que ya se conocen.

“José Padilha quiso de­sarrollar la serie para Net­flix. Se hicieron entrevistas y se optó por hacerla desde el punto de vista de dos per­sonajes principales. Se fu­sionó ficción con realidad y por ello se decidió no seguir la línea de investigación de las verdaderas autoridades”, agregó.

Según Prado, la idea de no aden­trarse de más en los sucesos reales en contra de la corrup­ción en el país, no es por miedo a alguna represalia, sino por­que funciona mejor de esa forma a nivel dramático.

“Es un drama policiaco que va a lo político, social y económico. Dos policías son la fuerza que empuja los su­cesos. Es una serie de inves­tigación, de género criminal, político y hasta social, porque quien tiene poder va a querer más. Es un vicio que corrom­pe al ser humano”, añadió Daniel Rezende, otro de los directores.

La serie es protagonizada por Selton Mello, como Marco Ruffo, un policía fe­deral retirado obse­sionado con el caso en cuestión; Caroli­ne Abras interpreta a Verena Cardoni, la atrevida aprendiz de Ruffo, y Enrique Díaz, como Rober­to Ibrahim, el cri­minal en el que se centra la obsesión de Ruffo.

“La serie trasciende la operación del Lava Jato por­que la corrupción es un sis­tema que existe desde hace mucho tiempo”, dijo Mello, el protagonista.

Fuente: Excélsior

ra

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar