El máximo diplomático de Filipinas insultó a China y pidió que el régimen abandone las aguas en disputa

El principal representante diplomático de Filipinas lanzó insultos hacia el régimen de Xi Jinping en Twitter, en medio de una crisis por la presencia de buques chinos en el disputado Mar de China Meridional.

China, amiga mía, ¿cómo puedo decirlo educadamente? Déjeme pensar… O… LÁRGATE DE UNA MALDITA VEZ”, tuiteó el secretario de Relaciones Exteriores, Teodoro Locsin.

 

¿Qué le estás haciendo a nuestra amistad? Tú. Nosotros no. Lo estamos intentando. Tú”, agregó el diplomático.

La última disputa entre Manila y Beijing por estas aguas ricas en recursos, que China reclama casi en su totalidad, estalló en marzo, después de que cientos de barcos chinos fueran vistos dentro de la Zona Económica Exclusiva de Filipinas.

China rechaza los llamamientos de Filipinas para que retire los barcos y las tensiones se intensificaron a medida que Manila aumenta sus patrullas marítimas en la zona.

Locsin utiliza con frecuencia este tipo de lenguaje en Twitter y defendió su último arrebato diciendo que el lenguaje diplomático tradicional no obtiene resultados. Interpelado por sus modos, respondió: “El lenguaje diplomático suave habitual no hace nada; su objetivo real es encontrar un trabajo después de la jubilación en un taller de conversación multilateral para el diplomático cuando se pone a pastar”. Y cuando un analista mexicano lo calificó de “intraducible”, Locsin respondió en español: “Sí, coño”.

El departamento de Relaciones Exteriores de Filipinas acusa a los guardacostas chinos de “acciones beligerantes” contra los barcos filipinos que participaban en ejercicios marítimos cerca del disputado Atolón de Scarborough.

El Scarborough, controlado por China, es uno de los caladeros más ricos de la región y fuente de tensiones entre los dos países, que tienen reivindicaciones territoriales rivales. Está a 240 kilómetros (150 millas) al oeste de la isla principal de Luzón, en Filipinas.

China se apoderó de ella en 2012 y posteriormente ha ignorado la decisión de un tribunal internacional de 2016 que declaró que su reclamo histórico sobre la mayor parte del Mar de China Meridional carecía de fundamento.

Los lazos entre ambos países, antaño fríos, se habían calentado bajo el mandato del presidente Rodrigo Duterte, quien dejó de lado el fallo a cambio de promesas de comercio e inversión que, según los críticos, no se han materializado en su mayor parte. Ante la creciente presión interna para adoptar una línea más dura, Duterte dijo la semana pasada que las patrullas marítimas filipinas continuarían, insistiendo en que su soberanía sobre las aguas no era negociable.

 

Fuente: infobae.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba