El incierto futuro de la aviación tras la pandemia

Para Marc, un joven piloto que vuela en una compañía aérea europea, una de las cosas más extrañas de su trabajo durante la pandemia ha sido el silencio.

“Cuando vuelas sobre Londres, por ejemplo, es uno de los espacios aéreos más transitados del mundo”, dijo a DW. “Y ahora no se oye ni se ve ningún otro avión en el cielo, que normalmente estaría absolutamente atascado con otras aerolíneas comunicándose y con todo lo que ocurre. De repente, hay un silencio absoluto en la radio. Es espeluznante”.

No es que tenga muchas oportunidades de percibir la extraña situación. Desde marzo de 2020, solo ha volado una media de dos viajes de ida y vuelta al mes. Le han recortado el sueldo y ha visto cómo los compañeros con menos experiencia, y los que trabajan en puestos de tripulación de cabina, han caído en dificultades económicas. Marc se considera uno de “los afortunados”

Su experiencia de vuelo en pandemias ha ido desde el vuelo de un avión entero con un solo pasajero a bordo -“lo cual es simplemente extraño, uno piensa: ¿qué sentido tiene esto?”- hasta el transporte de vacunas y otros equipos esenciales.

Marc habló con DW con la condición de que no se mencionara su aerolínea, pues “la seguridad laboral no es muy buena hoy en día”. Como muchos en el sector, está preocupado por lo que el drama del último año significará para su profesión en el futuro.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba