El gas presionará aún a la inflación, que se mantendrá por encima del 4% en 2023

El departamento económico del Gobierno de coalición, en este caso liderado únicamente por el ala socialista -Nadia Calviño y María Jesús Montero- ha planteado una coyuntura macroeconómica en la que la crisis energética aún tendrá bastante presencia. Remarcando el problema de la inflación importada, el precio del gas aún se mantendrá incluso más caro que este año. El precio se acerca a los 120 euros el MWh, tal y como revela la actualización del cuadro macroeconómico, que mantiene el deflactor del consumo privado en el 4,1% para 2023.

Pese a que en las estadísticas presumen de que la presión de los precios está cediendo, con una caída del 0,6% mensual en septiembre gracias a la bonificación del transporte y pese a los cortes del Nordstream, desde Economía son conscientes de que el principal problema de España y de Europa sigue siendo energético. Esta situación provoca que la inflación sea importada y la economía española pague precios más elevados para importar materias primas por la dependencia energética, tanto de Rusia por el gas como del petróleo.

En 2021, antes de la irrupción del conflicto en el Este de Europa, el precio del gas natural no sobrepasaba los 50 euros el MWh, según recoge el cuadro del Gobierno.

Una situación parecida sufre España con el petróleo, que aún se mantendrá casi un 30% más caro que en 2021 y el ministerio económico plantea un escenario en el que roza los 100 dólares el barril de Brent.

Un escenario a la baja

Así, entre las hipótesis subyacentes que plantea la vicepresidenta primera Calviño se encuentra todavía el escenario de una guerra a largo plazo. El mismo lunes, Hacienda adelantó que el crecimiento para este año se iba a mantener en el 4,4%, si bien para 2023 se vislumbra un frenazo económico hasta un alza del PIB del 2,1%.

Una de las grandes esperanzas estaría puesta sobre el mercado de exportaciones español para 2023, si bien se verá debilitado. Tanto es así que el peso de las importaciones (8,2%) superará al de las exportaciones (7,3%).

El consumo privado mantendrá una tendencia al alza, con un crecimiento del 1,3%, y el consumo público se tornará positivo (1%).

El pago de intereses de la deuda pública crecerá un 3,6% en 2023, hasta alcanzar la cifra de 31.275 millones de euros, como consecuencia del alza de los tipos de interés, de acuerdo con el proyecto de Ley de Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2023 aprobado por el Gobierno.

Estas cuentas públicas son las más expansivas de la historia. Gran peso tienen las pensiones, unos 190.000 millones del gasto. Con un gasto social récord, con estas cuentas el Gobierno busca reforzar la sanidad, -especialmente la atención primaria-, la educación, la dependencia o las becas de cara al próximo año.

Según la vicepresidenta primera, los Presupuestos Generales del Estado y el cuadro macroeconómico están marcados “por la prudencia, la responsabilidad fiscal, la justicia social, la modernización y la eficiencia económica”. Y es que, en un contexto de menor crecimiento de la economía europea, el Gobierno asegura que España mantendrá en 2022 y 2023 unos niveles de crecimiento superiores a la media de la zona euro y los principales países desarrollados

Fuente: Revista El Economista

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba