El FC Barcelona languidece ante el Bayern Múnich y se condena a la Europa League

Apenas un mes después de hacerse con las riendas del FC Barcelona, el egarense Xavi Hernández se enfrentaba esta noche a su primera gran prueba de fuego. Aunque nadie le ha exigido de momento ningún milagro, el técnico tenía ante la sí una inmejorable oportunidad para dar un primer golpe sobre la mesa.

A día de hoy, el Bayern Múnich se encuentra varios escalones por encima del Barça. Sin embargo, entre que los muniqueses encaraban el encuentro a puerta cerrada, con varias bajas (Gnabry, Choupo-Moting, Kimmich, Sabitzer y Goretzka) y con la tranquilidad de tener ya el trabajo hecho, la empresa de derrotarles se antojaba factible. Además, aunque todo saliese mal, al Barça siempre le quedaba la opción de esperar un traspié del Benfica, conjunto que en realidad ha sustentado sus opciones de pasar de ronda hasta esta última jornada por haber dado lo mejor de sí en sus dos duelos ante los azulgranas.

El partido arrancó regular para los intereses azulgranas, con un error en la salida de balón de Marc-André ter Stegen que se saldó con un falta en la frontal y una amarilla, merecida, para Sergio Busquets. Afortunadamente, el disparo de Robert Lewandowski se estrelló en la barrera y la acción quedó en un susto.

Digerido este incidente, el Barça dio un paso al frente y comenzó a merodear la portería contraria. Eso sí, tras cada acción de ataque llegaba la réplica de un Bayern decidido a aprovechar los espacios que dejaba su rival y la debilidad de un costado derecho en el que un desubicado Ronald Araújo sufría más de la cuenta para cubrir sus espaldas. Por si fuera poco, antes de la media hora, Xavi se vio obligado a retirar a un lesionado Jordi Alba para colocar en su lugar a otro zaguero fuera de su zona habitual, el canterano Óscar Mingueza.

 

Justo cuando desde Lisboa llegaban noticias de la ya clara victoria del Benfica ante el Dinamo de Kiev (2-0 a los 23′, tras los goles de Yaremchuk y Gilberto), los culés recibieron un golpe esperado. Lewandowski, consciente de que detrás de Araújo quedaba mucho espacio libre, se dejó caer hacia la izquierda y tras recibir un balón en profundidad y ganar línea de fondo puso un centro que Thomas Müller cabeceó más allá la línea de gol. El balón no llegó a besar las mallas, pero el árbitro dejó claro señalando su muñeca que el despeje de Araújo había llegado demasiado tarde y que el 1-0 debía subir al marcador. (D)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba