El dominio de Chelsea en ataque para meterse en octavos de final

Chelsea hizo un partido casi perfecto, fue superior a su rival en todas las líneas, pero desaprovechó una y otra oportunidad por lo que recién logró vencer a Plymouth Argyle en tiempo extra por FA Cup. La actuación de Michael Cooper, uno de los responsables.

Generó un sinfín de situaciones, algunas con más peligro que otras, el arquero intervino en muchas, el travesaño y el palo le negaron el gol también en algunas, pero apenas pudo superar a su rival que compite en la Football League One en el alargue.

Sin Thomas Tuchel que estuvo ausente por Covid-19 positivo, bajo el mando de Arno Michels, los Blues dominaron el juego pese a que se encontraron en desventaja en el inicio. A partir de allí, en Stamford Bridge todo se inclinó a su servicio.

En total, a lo largo de los 120 minutos, fueron 41 los remates totales, lo que dejan a la vista el gran poderío en ataque. Sin embargo, 11 de esos fueron al arco, otros 12 desviados y los restantes 18 fueron rechazados. Y allí aparece la figura del arquero.

 

Solo César Azpillucueta en el final del primer tiempo y Marcos Alonso en el cierre de la primera parte de la prórroga lograron vencerlo en jugadas similares. Si bien sufrió hasta el final porque la visita lo puso en vilo con un penal que desperdició, eso no opacó su tarde.

La posesión fue del 71,6 por ciento, tuvo 20 tiros de esquina a favor, envió 39 centros al área contraria en jugada. Además, sumó 768 pases en todo el encuentro, siendo Malang Sarr (109), quien lideró las estadísticas, y Andreas Christensen (45), el más efectivo con 97,8 por ciento. (D)

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba