El cine español entrega sus Premios Goya en una gala marcada por la pandemia

La 35 edición de los premios Goya arrancó esta noche con un momento de silencio por las víctimas de la pandemia de covid que pidió el actor Antonio Banderas en el escenario del Teatro Soho de Málaga, acompañado en una multipantalla gigante por los 166 nominados de este año, conectados telemáticamente.

Tras un año de pandemia que ha dejado más de 70.000 fallecidos por covid-19 en el país, la ceremonia es más moderada y casi íntegramente virtual.

“Mi primer pensamiento es para la familia del cine”, ha dicho Banderas nada más salir al escenario, “los nominados son los verdaderos protagonistas”. Con un tono muy pausado y solemne, el actor malagueño aseguró que ha pensado mucho cual era “su papel” y el papel del cine, en general, “frente al tusnami de acontecimientos” por la situación sanitaria.

”Somos contadores de historias y eso es lo que haremos, contaremos la historia de estos días tratando de comprender cómo nos ha afectado, la profundidad de las heridas abiertas”, indicó antes de introducir un momento de silencio.

Banderas, la copresentadora María Casado y caras conocidas son los encargados de anunciar los premios, como Pedro Almodóvar, Penélope Cruz y Juan Antonio Bayona, y están presentes en el Teatro del Soho, donde el evento comenzó a las 21:00, hora GMT.

La actriz española Angela Molina en la alfombra roja de los Premios Goya. REUTERS/Jon NazcaLa actriz española Angela Molina en la alfombra roja de los Premios Goya. REUTERS/Jon Nazca

Pero los 166 nominados participan por videollamada, de forma similar a lo ocurrido en los Globos de Oro el domingo pasado.

“Queremos ser muy conscientes de que hay que cumplir todos los protocolos, no solamente para la protección de la gente que va a asistir a la gala (…) sino para lanzar un mensaje a todos esos colectivos que se están enfrentando a esta lucha” contra el virus, dijo Banderas en semanas anteriores.

De todas maneras, el multipremiado actor malagueño afirmó que celebrar la fiesta del cine español es “una forma de resistencia”, al no abandonar “los rituales que forman parte de [la] existencia como seres humanos”.

El actor español Carlos Areces salta en la alfombra roja de los Premios Goya. REUTERS/Jon NazcaEl actor español Carlos Areces salta en la alfombra roja de los Premios Goya. REUTERS/Jon Nazca

Como aliciente, la Academia de Cine anunció este miércoles que durante la ceremonia, estrellas de Hollywood como Robert de Niro, Al Pacino, Dustin Hoffman y Charlize Theron enviarán saludos y “mensajes de apoyo” al cine español.

“Adú”, favorita

A esta 35 edición de los Goya, considerados los Óscar del cine español, llega como gran favorita la película “Adú”, una cinta que articula tres historias paralelas para hacer una radiografía del drama de la emigración africana hacia Europa.

La cinta firmada por Salvador Calvo, con un reparto coral que incluye a Luis Tosar, Anna Castillo y Álvaro Cervantes, tiene trece nominaciones, entre ellas a mejor película, dirección, guion original y mejor actor de reparto.

Paz Vega en los Premios Goya. REUTERS/Jon NazcaPaz Vega en los Premios Goya. REUTERS/Jon Nazca

En la categoría más codiciada de la noche, a mejor película del año, “Adú” compite con “La boda de Rosa” de Icíar Bollaín, “Sentimental” de Cesc Gay, “Ane” de David Pérez Sañudo y “Las niñas” de Pilar Palomero.

Esta última, una historia costumbrista sobre la entrada en la adolescencia de unas alumnas de un colegio de monjas en la España de principios de los noventa, también llega con buen pie, con nueve nominaciones.

Aspira por igual a tener una buena noche “Akelarre”, contendiente en nueve categorías, una película de Pablo Agüero sobre una irracional caza de brujas de la Inquisición en el país Vasco del siglo XVII.

El director y actor español Tristan Ulloa. REUTERS/Jon NazcaEl director y actor español Tristan Ulloa. REUTERS/Jon Nazca

Contrincantes latinoamericanas

Salvador Calvo (“Adú”) intentará hacerse con el reconocimiento a mejor dirección, pero tendrá que derrotar a dos reconocidas figuras del cine español reciente: Isabel Coixet (“Nieve en Benidorm”) e Iciar Bollain (“La boda de Rosa”). También compite en el apartado Juanma Bajo Ulloa (“Baby”).

En las categorías actorales, concurren varios rostros habituales en la pantalla grande en España, como Javier Cámara (“Sentimental”) y el argentino Ernesto Alterio (“Un mundo normal”), o Candela Peña (“La boda de Rosa”) y la veterana “chica Almodóvar” Kiti Mánver (“El inconveniente”).

La cantante argentina Nathy Peluso. REUTERS/Jon NazcaLa cantante argentina Nathy Peluso. REUTERS/Jon Nazca

Para alzarse como mejor película latinoamericana están en liza tres cintas preseleccionadas a la categoría de mejor película internacional en los Óscar: la guatemalteca “La Llorona”, la mexicana “Ya no estoy aquí” y la chilena “El agente topo”.

La cuarta contrincante por la estatuilla es la colombiana “El olvido que seremos”, adaptación cinematográfica de la novela homónima de Héctor Abad Faciolince, firmada por el realizador español David Trueba.

El Goya de Honor a toda su carrera recaerá este año en Ángela Molina, la actriz madrileña que en más de cuatro décadas trabajó con directores de la talla de Luis Buñuel, Pedro Almodóvar, Giuseppe Tornatore y Ridley Scott.

También habrá espacio en la gala para rendir homenaje a Luis García Berlanga (“Bienvenido, Mister Marshall”, “La escopeta nacional”), con motivo del centenario de su nacimiento.

Fuente: Infobae

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba